Estableciendo metas para mejora

Como hemos platicado en diferentes ocasiones, la voluntad de querer mejorar la seguridad de nuestros pacientes, la calidad de nuestros servicios, o cualquier intención de mejora en la prestación de servicios de salud es importante. Sin embargo, sin una dirección correcta es imposible, y solo se queda en buenas intenciones.

Por eso la importancia de establecer metas para poder mejorar, metas que puedas medir y darles seguimiento para garantizar que tengan algún impacto (positivo o negativo, pero medible) al aplicarlas. Por eso presentamos algunas recomendaciones para establecer metas:

  1. Define claramente la meta: se debe procurar ser lo más específico posible, asegurándonos de describir que es lo que vamos a mejorar con esta meta.
  2. Incluye metas cuantificables que requieran cambios fundamentales en los sistemas: se suele ser más exitoso si las metas no se prestan a interpretaciones, por lo que establecer puntualmente lo que se busca con número lo hace muy específico. Por ejemplo: es diferentes buscar como meta “Aumentar el apego a lavado de manos” a proponerlo como “cumplir con el apego al lavado de manos de al menos 85% en 3 meses”.
  3. Pon fecha de cumplimiento: el establecer una fecha para el cumplimiento de la meta facilita que el equipo encargado en trabajar en esa meta sepa desde un inicio hacia donde van. Tener un liderazgo efectivo hará evidente que la meta no se puede cumplir haciendo lo mismo de siempre, y propiciará que el equipo busque maneras de cambiar las cosas para alcanzar la meta.
  4. Evita la deriva del objetivo: ya que se haya establecido la meta, hay que evitar “navegar” lejos de ella de manera inconsciente. Para evitar ir a la deriva es importante recordar la meta frecuentemente, y reiterarla en las reuniones de seguimiento e ir revisando el avance de forma cuantitativa.
  5. Estar preparado para redirigir la meta: cada integrante del equipo debe de poder reconocer cuando redirigir la meta. Esto aplica en el proceso de seguimiento, ya que muchas veces, para llegar a una meta global debemos enfocarnos paso a paso, por lo que hay que redirigir la meta cuando se van cumpliendo los pasos.

El seguir estos pasos al momento de establecer metas de mejora continua ayudará a que nos mantengamos enfocados, y que las metas que nos propongamos sean viables y se puedan cumplir.

Es de suma importancia, como mencionamos al inicio que, si no se establecen, se escriben y se siguen las metas; solo quedan como buenas intenciones. 

Dr. Bernardo Rea Ruanova

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

Deja un comentario

error: Contenido Protegido
//]]>