Consultas digitales

Mature male doctor using tablet computer at his office. General practitioner using digital tablet at his clinic.

Hoy en día la tecnología esta en todos lados, y la medicina no es la excepción. Por supuesto que ha habido grandes avances tecnológicos para mejorar la atención médica y la seguridad de los pacientes, avances como la cirugía laparoscópica, accesos por cateterismos, microscopios para neurocirugía o cirugía oftalmológica, medicamentos de última generación, avances gigantes en dispositivos médicos.

También existe la aplicación de la tecnología en el día a día de un médico, con cosas desde estetoscopios electrónicos, monitores de presión arterial automáticos, o expedientes electrónicos que nos facilitan el acceso a la información en cualquier lugar, en donde podemos subir estudios de laboratorio, podemos gestionar la agenda, podemos hasta gestionar pagos.

Ahora, cuando buscamos adaptar la tecnología al día a día en ocasiones no lo logramos tan bien, y esto es mucho más complicado en el medio privado en donde se procura ofrecer al paciente la mejor atención posible, en donde les damos nuestros números de celular personales, y contestamos llamadas y mensajes a la hora que sea, sin pensar que esto nos puede traer problemas legales.

A que me refiero: el ofrecer una “consulta” o “valoración” o “contestar una pregunta” por aplicaciones como Whatsapp pueden ser usados en nuestra contra en casos de que exista una demanda, y francamente tenemos las de perder, ya que al hacer una valoración por estos medios digitales no contamos con toda la información de hacer un interrogatorio completo, de hacer una exploración física; lo que puede llevar a errores diagnósticos muy fácilmente o errores de comunicación.

Hoy por hoy no existe alguna legislación que obligue a los médicos a contestar estos mensajes, sin embargo, si queremos contestarlos para ofrecer una buena atención a nuestros pacientes debemos considerar lo siguiente:

  • Desde el inicio procurar sensibilizar a sus pacientes sobre la importancia de las consultas en persona y las deficiencias de estas consultas digitales.
  • Recomendar siempre a los pacientes en caso de una urgencia deben acudir a un servicio de urgencias, ya que lo que se les pueda indicar o decir por medios electrónicos no sustituyen una consulta.
  • En caso de no ser una urgencia, se les debe recomendar agendar una cita para atención en consultorio, en donde se puede hacer una valoración médica adecuada para ofrecer diagnóstico y tratamiento.
  • En caso de ofrecer alguna recomendación por medios digitales hay que dejar claro al paciente que esa recomendación es provisional basada en la información recibida en ese momento, y que por ningún motivo sustituye una consulta médica.

Teniendo estos puntos claros tanto los médicos como los pacientes, aseguramos que el uso de la tecnología juegue a nuestro favor y no en contra nuestra.

Dr. Bernardo Rea Ruanova

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

Deja un comentario

error: Contenido Protegido
//]]>