Fórmula 1 y salud

El domingo 30 de octubre del 2022 es la fecha del Gran Premio de México, y la Ciudad de México se pinta de fórmula 1, y más ahora con el éxito que ha tenido el piloto mexicano “Checo” Pérez. Por lo que consideré que sería oportuno una publicación que relacione la fórmula 1 y la salud la seguridad del paciente.
El deporte automotriz, al igual que la industria aérea (como hemos hablado en otros momentos) es una industria con un grado de estandarización espectacular, en donde cuentan con un equipo muy grande de personas, todos trabajando con el objetivo de que el auto esté en las mejores condiciones y el piloto pueda hacer su trabajo lo mejor posible; como sabemos esos son principios fundamentales en calidad y seguridad del paciente.
En las carreras; cuentan con un flujo constante de una cantidad importante de datos, de información que fluyen del auto al equipo en tiempo real, sobre el desempeño del coche, sobre la salud del piloto con toda esta información el equipo va tomando decisiones sobre que hay que hacer.
¿Les suena la monitorización continua en pacientes, o la telemetría en pacientes en unidades de cuidados intensivos? Es el mismo concepto, vamos recibiendo información sobre la salud del paciente (cuando solicitamos estudios de laboratorio y gabinete también “cruzamos” esa información con lo que vemos en el monitor), y cuando hay algo que parece anormal, acudimos al paciente a evaluar más de cerca.
En la Fórmula 1 también toman decisiones basados en escenarios probables, preparándose para todo lo que puede salir mal, y cuando puede salir mal, y hacer todo lo posible para prevenirlo, o tener soluciones instaladas en caso de que ocurran.
Esto en salud es gestión proactiva de riesgos, en donde hacemos análisis de la situación actual, evaluamos los procesos, consideramos posibles complicaciones o eventos adversos, y actuamos para prevenirlos antes de que sucedan, y en caso de que sucedan, contamos con soluciones aplicadas para resolverlas.
Los sistemas de salud deben seguir aplicando métodos de prevención y estandarización basado en teorías de sistemas, al igual que otras industrias, para fortalecer la seguridad del paciente; eso sin duda nos dará oportunidad para continuar mejorando, protegiendo a nuestros pacientes, y trabajando dentro de sistemas más seguros.
¿Ustedes siguen el automovilismo? ¿Aplican visión de sistemas en la salud? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea R.**
Administración de riesgos clínicos
Grupo mexicano de seguros.

** Maestro en administración de instituciones de salud.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Acceso a la salud

En teoría, si nos basamos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, todos tenemos derecho a la salud. Esto esta descrito desde hace muchos años, sin embargo, en México este es un tema que aún en 2022 no se logra llevar a cabo de manera eficiente, segura y portuna.

Primero debemos partir que el concepto de salud es más amplio (la OMS lo define como un estado de completo bienestar físico, mental y social) que solo “ofrecer servicios médicos o de salud”, pero nos enfrascaríamos en una publicación amplísima sobre políticas públicas, bienestar social, acceso a servicios básicos, educación, etc. Si lográramos resolver esto en este espacio resolvería la mayoría de los problemas del país.

Ya que sabemos que el concepto de salud es más amplio podemos hablar sobre el acceso a los servicios de salud, y el acceso que debemos tener, o que debemos buscar para todas las personas.

Contar con acceso a servicios de salud, habla sobre que las personas puedan recibir atención médica segura, de calidad y que resuelva sus problemas (atendiendo la satisfacción del paciente) en el momento que se requieren. Entendemos que hay momentos de “urgencia” considerados así por el paciente, que en realidad no lo son. O que la sobredemanda que aqueja a los servicios de salud hace que el acceso se vuelva limitado, o por decir lo menos, no en un momento oportuno.

Considero que algunas estrategias fundamentales para lograr el acceso oportuno a los servicios de salud deben partir de la educación, tanto de los profesionales de la salud, como de los pacientes, en donde podemos buscar educar sobre lo que es una urgencia real y una urgencia sentida, en el que busquemos motivar a los pacientes a buscar atención médica ambulatoria siempre que sea oportuno, sin necesidad de llegar a los servicios de urgencias (cuando no es necesario por supuesto).

 Debemos también considerar el fortalecimiento del primer nivel de atención, contar con personal mejor capacitado, contar con insumos y medicamentos para que este primer nivel sea resolutivo de los padecimientos de los pacientes.

Capacitar en temas de calidad, tanto a los prestadores de servicios de salud como a los pacientes, que todos trabajemos en la mejora de los servicios y de la calidad de la atención.

Involucrar a los pacientes y sus familiares en su tratamiento, esto ofrece mejor adherencia a los tratamientos, y por ende que la resolución de los problemas médicos sea más efectiva.

Debemos contar con proveedores médicos capacitados, sensibles a las necesidades de las comunidades y con capacidad de resolución, así como tener pacientes (y familiares) involucrados en sus cuidados.

Creo que esto debe mejorar el acceso, sin necesidad de meternos en temas de políticas, en construcción de clínicas y hospitales, que también hacen falta; y sin hablar sobre la centralización de los servicios de salud que existe históricamente en nuestro país.

¿Qué otras sugerencias tendrían para mejorar el acceso a la salud en México? Los invitamos a participar en los comentarios.

 

Dr. Bernardo Rea R.**
Administración de riesgos clínicos
Grupo mexicano de seguros.

** Maestro en administración de instituciones de salud.

 

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Día mundial de la seguridad del paciente: 17 de septiembre

A partir del 2019, se estableció el 17 de septiembre como el día mundial de la seguridad del paciente, un día con la intención de generar consciencia en toda la población sobre la relevancia de la atención segura a todas las personas dentro del contexto de la atención sanitaria; así como involucrar a la sociedad y fomentar el entrenamiento en beneficio de la seguridad del paciente.
Cada año se dedica un mensaje o una acción específica para este día, el del año 2022 el lema fue Medicación sin daño, lo que se busca es que se identifique la relevancia de las prácticas de medicación segura en todo el proceso de atención.
Plantearon 4 objetivos específicos:
1. AUMENTAR la concienciación mundial sobre la elevada carga de daños relacionados con los medicamentos debido a errores de medicación y prácticas inseguras, y ABOGAR por la adopción de medidas urgentes encaminadas a mejorar le seguridad de medicación.
2. IMPLICAR a las principales partes interesadas y a los asociados en los esfuerzos para prevenir los errores de medicación y reducir los daños relacionados.
3. EMPODERAR a pacientes y familiares para que participen activamente en el uso seguro de los medicamentos.
4. AMPLIAR la aplicación del Reto Mundial por la Seguridad del Paciente: Medicación sin daño.
Los procesos de medicación son muy amplios, van desde la fabricación de los medicamentos, la distribución, la compra por los hospitales (o pacientes), la indicación, dispensación, ministración, seguimiento, e incluir el momento en que se deben revisar y suspender los medicamentos.
Todos estos procesos tienen momentos en los que debemos realizar acciones para poder mejorar la seguridad, y evitar eventos adversos que afecten a los pacientes.
Unos consejos sencillos para evitar algunos errores de medicación incluyen:
- Hacer conciliación de medicamentos.
- Que los hospitales cuenten con farmacovigilancia.
- Siempre preguntar al paciente (o si eres paciente decir) los medicamentos que toma.
- Reportar siempre los eventos adversos asociados a medicamentos para que se les dé seguimiento.
¿En su unidad de salud se llevo a cabo algún evento conmemorativo al día mundial de la seguridad del paciente? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea R.**
Administración de riesgos clínicos
Grupo mexicano de seguros.

** Maestro en administración de instituciones de salud.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


8 soluciones digitales que impactan y seguirán impactando a la salud.

Estamos prácticamente en el año 3 de la pandemia de COVID-19, en donde todas las industrias fueron impactadas por el confinamiento; y la industria sanitaria fue colapsada al atender pacientes con la enfermedad, y dejando de lado a los pacientes que necesitaban atención a otras enfermedades, nos tuvimos que adaptar, usando las estrategias y herramientas a nuestra disposición para poder atenderlos; en otros casos empujó más la digitalización que ya algunos profesionales de la salud estaban implementando

Conforme empezamos a ver salida de la crisis, se analiza y se revisa lo que hay y lo que hacemos en cuestiones digitales, que impacta, que se puede mejorar, por lo que hoy hablaremos de soluciones digitales que impactan la salud lo seguirán haciendo.

  1. Inteligencia artificial y aprendizaje automático: hay muchos beneficios en la aplicación de la inteligencia artificial en salud, nos ayuda a optimizar procesos, y hasta medicina de precisión, para poder ofrecer tratamientos específicos y personalizados, estrategias que aumentan la seguridad en procedimientos, etc.
  2. Expedientes electrónicos: el uso de expedientes clínicos en formato electrónico ha incrementado significativamente, nos provee la facilidad de tener a nuestra disposición información sobre nuestros pacientes, y se pueden establecer filtros para garantizar la seguridad en diferentes procesos, como el de medicación.
  3. Realidad virtual/aumentada: esto tiene un impacto muy relevante en el entrenamiento médico, poder crear ambientes virtuales en donde se entrene a los profesionales de la salud es una grandísima oportunidad.
  4. Aplicaciones móviles de salud: cada día encontramos más y más aplicaciones enfocadas en salud, desde dietas, planes de ejercicio y otros. Muchas de ellas han facilitado el acceso a pacientes a información médica o científica; sin embargo, la regulación es muy limitada, y los filtros de las aplicaciones que se lanzan también dificultan garantizar la calidad.
  5. Sensores tecnológicos: medidores de pasos, de frecuencia cardiaca, y cualquier tipo de monitorización no invasiva a través de dispositivos, que procesan información de salud de las personas hace que podamos tener mucha información fuera del entorno hospitalario. Aunque aún hay muchas dudas sobre la fiabilidad de los monitores, además de la preocupación sobre la seguridad de la información que se obtiene.
  6. Tratamientos digitales: se han ido desarrollando algoritmos de síntomas para diagnóstico y tratamiento automatizado de distintas enfermedades; que bien establecidos y regulados podrían disminuir la carga del sistema de salud significativamente.
  7. Atención virtual: el ofrecer consultas virtuales, con estrategias sincrónicas y on-demand, permite a los pacientes tener acceso inmediato con profesionales de salud en todo momento, así como facilitar el acceso, ya que elimina la necesidad de traslado hacia el consultorio, llevando la intervención al paciente.
  8. Interacción con pacientes y redes sociales: el acceso del público en general a las redes sociales es enorme, pero existe un reto importante en discernir entre información real y la que no lo es. Por eso algunos profesionales han abordado las redes para ofrecer información verídica sobre temas de salud.

La “digitalización” de la salud no se va a detener, entrenemos nuestras habilidades, promovamos regulación en el tema y aprovechemos las herramientas disponibles para mejorar la atención a nuestros pacientes.

Ustedes, ¿ya usan soluciones digitales para mejorar su servicio? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea R.**
Administración de riesgos clínicos
Grupo mexicano de seguros.

** Maestro en administración de instituciones de salud.

 

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

 

 


Credencialización del personal de salud

Todos los profesionales de la salud, que laboran dentro de una institución pública o privada, tienen la obligación de demostrar la idoneidad de su entrenamiento y competencias para ejercer su profesión.

Muchas veces, este proceso de demostración (principalmente en el ámbito privado) se le llama proceso de credencialización, en donde el hospital solicita al interesado algunos documentos, siendo los más frecuentes: identificación, título, cédula profesional, título y cédula de especialidad y subespecialidad si la existiera, certificación de consejo de la especialidad vigente, y muchos ahora solicitan una póliza de responsabilidad civil profesional.

Este proceso, y el contar con esta documentación es de suma importancia tanto para el hospital, como para el profesional de la salud. Ya que el hospital con esto asegura su responsabilidad de vigilar el cumplimiento de la ley, y de velar por la seguridad de sus pacientes, y el profesional de salud asegura que le permitan realizar su trabajo dentro de esa institución.

Los documentos para solicitar según una Guía de Buenas Prácticas para Establecimientos de Atención Médica Hospitalaria, publicada por la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) son los siguientes:

 

Contar con un proceso establecido para la credencialización de los médicos, así como una persona o un área responsable dentro de los hospitales, para asegurar que estos expedientes se mantengan vigentes y al corriente es parte importante en la defensa en caso de existir algún siniestro o reclamación, por lo que agregaríamos en esta tabla la solicitud de una póliza de responsabilidad civil profesional.

Esta Guía de Buenas Prácticas, es un documento muy completo, que aborda diferentes temas dentro de la práctica clínica dentro de los establecimientos de salud, la pueden encontrar para su consulta en la siguiente liga: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/209916/Buenas_Pr_cticas__Atenci_n_Hospitalaria-_29-03-2017__1_.pdf

¿Ustedes están “credencializados” en los hospitales en los que trabajan? ¿Qué otros documentos les solicitan? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

 

Dr. Fernando Perez Galaz**
Administrador de riesgos clínicos

**Miembro del cuerpo médico del Centro Médico ABC.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Viruela símica

Apenas vamos medio saliendo de la crisis de COVID-19 en el mundo; y hago énfasis en el “medio saliendo” porque los contagios siguen altos, aunque las vacunas definitivamente llegaron a cambiarle la cara a la pandemia; y ahora escuchamos sobre la viruela símica o viruela del mono, escuchamos que la Organización Mundial de la Salud tuvo una reunión para considerar alertar a los países miembros sobre esta enfermedad como una Emergencia de Salud Pública de Interés Internacional, reunión en la cual no se llegó a un consenso sobre declararla o no (esta reunión se llevó a cabo el 23 de julio del 2022).

Queremos hacer un resumen muy breve sobre que sabemos sobre esta enfermedad al día de hoy:

  1. Es una zoonosis, que se presenta (hasta los casos que hemos escuchado) principalmente en algunos países de África central y occidental. Provocada por el virus de la viruela símica (monkeypox en inglés).
  2. Los síntomas suelen ser: fiebre, erupciones cutáneas, adenopatías; y los síntomas se suelen limitar después de 2 a 4 semanas habitualmente.
  3. El mecanismo de contagio suele ser por contacto estrecho con lesiones, líquidos corporales, gotículas respiratorias y material contaminado.
  4. Las vacunas que protegen contra la viruela (enfermedad más grave), también protegen contra la viruela símica.
  5. Existe tratamiento antiviral para viruela, que también funciona para la viruela símica.
  6. Al 21 de julio se habían confirmado 15,328 casos en 74 países, y 5 defunciones.

En México el panorama actual es el siguiente: al 23 de julio se habían confirmado 60 casos, en 11 estados de la república.

El periodo de incubación es de 5 a 21 días. Los síntomas principales son: fiebre, cefalea, linfadenopatía, lumbalgia, mialgias y astenia. Posteriormente inician las lesiones cutáneas que primero se presentan en la cara y después en el resto del cuerpo, y suelen tener diferentes fases: maculas, pápulas, vesículas, pústulas y costras. El diagnóstico se hace por prueba de PCR en muestras de las lesiones cutáneas; y el diagnóstico confirmatorio lo hace el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).

Y establece definiciones operativas:

  • Caso probable: persona con múltiples erupciones cutáneas o de mucosas y uno o más de los siguientes síntomas: fiebre, mialgias, cefalea, linfadenopatías, astenia, artralgias, lumbalgia. Y que no cuente con un diagnóstico que explique el cuadro actual.
  • Caso confirmado: caso probable con un resultado positivo de PCR, emitido por el InDRE.
  • Caso descartado: caso probable con resultado negativo de PCR.
  • Definición de contacto: persona que haya tenido las siguientes exposiciones con un caso confirmado los últimos 21 día:
    • Contacto físico directo piel con piel, incluido el contacto sexual.
    • Inhalación de gotas respiratorias de personas infectadas.
    • Contacto con material de las lesiones cutáneas o de mucosas.
    • Contacto con fómites o materiales contaminados, como ropa de cama y utensilios de uso personal, sin el uso de equipo de protección personal adecuado.

Especifica que el tratamiento es básicamente sintomático, ya que la infección se suele autolimitar.

Y se recomiendan medidas de higiene principalmente para prevenir contagios, como lavado de manos, evitar exposición directa a personas infectadas sin equipo de protección personal, no compartir ropa, alimentos o utensilios de cocina.

¿Ustedes han tenido casos sospechosos en sus lugares de trabajo? ¿Qué otras preguntas les han hecho sobre el tema? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea Ruanova. **
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

**Maestro en administración de instituciones de salud.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Caso - Histerectomía, amputación en ambas piernas; demanda de negligencia.

Hace unos días fue muy sonada en medios de circulación nacional el caso de una paciente quien fue atendida en el 2018 en el Instituto Mexicano del Seguro Social en Querétaro. Buscando información del caso, no queda muy claro; pero la reconstrucción del caso que hemos podido hacer es así.

Acude por dolor abdominal, en donde diagnostican de forma empírica una infección de vías urinarias y colitis prescriben medicamentos, al no haber mejoría acude a nueva revisión en donde le dicen que tienen que retirarle el dispositivo intrauterino ya que se había movido y eso le provocaba dolor, lo retiraron, le realizaron un legrado. Posterior a eso acude nuevamente con dolor intenso, fiebre y esto resulta en choque séptico, se le realiza histerectomía, presentar paros cardiorrespiratorios de los cuales logra recuperarse, pasa tiempo en terapia intensiva.
Las notas refieren que en este tiempo presenta alteraciones de coagulación que le condicionan necrosis en los pies y los dedos de los pies, por lo que fue necesario amputar; tiempo después realizan otra amputación.

La institución accedió a una reparación de daño de aproximadamente 88,000 pesos; así como pensión vitalicia de 2 mil y fracción pesos al mes.
Sin embargo, la paciente no está de acuerdo con la reparación y la CNDH emitió una recomendación al IMSS en donde solicitan reparar el daño. Y el instituto ya publicó que se hará la misma, en la reparación incluirán las prótesis, atención médica y psicológica, becas para sus hijos, entre otras.

Este caso es relevante para profundizar en la seguridad de los pacientesy la calidad de los servicios de salud. Insistir en que deben existir procesos, y que deben existir protocolos diagnósticos precisos, documentados y estandarizados. Además de la relevancia de una buena comunicación entre el equipo de salud y el paciente. En una de las notas leídas la paciente en entrevista refiere que una vez solo le dieron a firmar muchos documentos que nadie le explicó a detalle, y al rato le habían realizado otra amputación, la cual ella desconocía.

Este es un caso muy desafortunado, por donde quiera que se le analice. Y son casos que siguen ocurriendo hoy en día, los prestadores de servicios de salud, las autoridades, las instituciones debemos preocuparnos y preguntarnos como podemos hacer para que situaciones así dejen de pasar.

Ustedes, ¿han escuchado casos similares en sus centros de trabajo? ¿Qué acciones de mejora se implementaron? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. FERNANDO PEREZ GALAZ **
Administración de Riesgos Clínicos

** Cirugía Gastrointestinal y Bariátrica en Hospital ABC Santa Fe .

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Telemedicina

En otras publicaciones hemos abordado el tema de la Telemedicina, o las consultas a distancia. La pandemia de COVID-19 nos obligó a muchos profesionales de la salud a usar de forma más rutinaria los recursos tecnológicos para poder seguir ofreciendo consultas a nuestros pacientes durante el confinamiento. Y aunque había profesionales que ya los usaban, o programas en algunos centros en donde la Telemedicina ya era rutinaria, la mayoría no estábamos acostumbrados a esto.

Desde el inicio de la pandemia, se han publicado trabajos sobre todo lo que tenga que ver en salud asociado a la misma, y la telemedicina no es la excepción. Existe una publicación reciente muy interesante que habla sobre como los profesionales de la salud perciben o califican los servicios ofrecidos usando recursos tecnológicos (en este caso hablan sobre consultas telefónicas o en video) y si existe diferencia de las mismas, así como la calidad percibida de los servicios ofertados. Se encuentra que los médicos de atención primaria y los especialistas consideran que una consulta por teléfono es equivalente a una consulta por videollamada, mientras que los profesionales de salud mental consideran que las videollamadas son superiores.[1]

Otro estudio interesante se publicó sobre las preferencias de los pacientes al acceder a servicios de salud a distancia; encontrando de forma general, que los pacientes prefieren servicios de videollamada a los servicios ofrecidos por llamada telefónica. Habla también sobre los servicios que podrían recibir, o el tipo de consulta que les gustaría recibir a través de medios electrónicos.[2]

Algo que me parece relevante de estas publicaciones es la diferencia entre los profesionales de la salud y los pacientes, ya que muchas veces queremos o preferimos cosas diferentes. Y basándonos en el concepto de la atención centrada en el paciente, nos obliga a preguntar al paciente que prefiere, a escucharlo y con esto tomar decisiones juntos. Por lo que los invito, como siempre, a escuchar a nuestros pacientes, a tomarlos en cuenta en las decisiones.

Y un punto muy importante a considerar es que la póliza de responsabilidad civil profesional médica contratada cubra atenciones por telemedicina. Actualmente el marco legar de las consultas a distancia no está del todo definido por lo que no todas las compañías de seguros ofrecen este beneficio.

Ustedes ¿Qué servicio de telemedicina prefieren usar? ¿Qué prefieren sus pacientes? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. FERNANDO PEREZ GALAZ **
Administración de Riesgos Clínicos

** Cirugía Gastrointestinal y Bariátrica en Hospital ABC Santa Fe .

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

 

[1] Connolly SL, Miller CJ, Gifford AL, Charness ME. Perceptions and Use of Telehealth Among Mental Health, Primary, and Specialty Care Clinicians During the COVID-19 Pandemic. JAMA Netw Open. 2022;5(6):e2216401. doi:10.1001/jamanetworkopen.2022.16401

[2]   Ebbert JO, Ramar P, Tulledge-Scheitel SM, et al. Patient preferences for telehealth services in a large multispecialty practice. Journal of Telemedicine and Telecare. January 2021. doi:10.1177/1357633X20980302

 

 


Eutanasia

En estos días se llevó a cabo un foro en la Cámara de Diputados, llamado “Eutanasia: un análisis de la situación actual”.

En este foro participaron legisladores, profesionales de la salud y académicos; en donde se planteo el estado actual en México sobre legislación en eutanasia, y se hicieron reflexiones sobre el tema, desde diferentes puntos de vista.

La eutanasia se define como: “1. Acto de provocar intencionadamente la muerte de una persona que padece una enfermedad incurable para evitar que sufra. 2. Muerte sin dolores, molestias ni sufrimientos físicos.”

Este ha sido, por muchos años, un tema muy controversial, por lo que es relevante que se discuta, y que se discuta en un foro como la Cámara de Diputados le da una relevancia importante, ya que es el marco para avanzar hacia legislar en temas sensibles. Actualmente hay varios estados del país en donde está regulado y permitido, en la Ciudad de México, por ejemplo, existe la figura de “voluntad anticipada”.

La importancia de legislar, y contar con un marco regulatorio robusto en este tema, hace que las personas que así lo decidan puedan tener acceso a este recurso; siempre recordando y enfatizando, que esto no es una obligación para las personas, sino que las personas que decidan este final puedan tenerlo. Por lo que es muy importante recordar que, aunque esté legislado y permitido, la decisión de hacerlo o no es de carácter individual.

Los avances médicos y científicos han permitido prolongar la expectativa de vida, pero no siempre esto quiere decir calidad de vida o vivir en las mejores condiciones.

Creo que el que exista un marco jurídico que ofrezca a las personas la oportunidad de decidir si quieren terminar su sufrimiento en casos que lo amerita favorece a una sociedad más abierta, más avanzada, más respetuosa de los individuos.

Ustedes ¿qué opinan sobre este tema? ¿consideran que es un tema relevante para discutir, legislar y aprobar en todo el país? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. FERNANDO PEREZ GALAZ **
Administración de Riesgos Clínicos

** Cirugía Gastrointestinal y Bariátrica en Hospital ABC Santa Fe .

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Criminalización del acto médico

Desde que se ha promovido la cultura de seguridad del paciente se ha fomentado la cultura de reporte, en donde exista un entorno no punitivo. Si, las personas son responsables de sus acciones, pero se entiende que la seguridad del paciente es responsabilidad de todos y que en sistemas inseguros es en donde proliferan los errores.

Hace unos meses hubo información sobre un caso en Estados Unidos, de una enfermera, la cual fue condenada a 3 años de libertad condicional, derivado de un error en la atención a la salud. Para poner el contexto: en 2017 la enfermera en mención tenía que pasar un medicamento para sedación a un paciente que iban a realizar un estudio de imagen (PET), llamado midazolam (Versed) y en cambio administró un agente paralizante muscular llamado Vecuronio.

Esto sucedió a pesar de que en Estados Unidos tienen sistemas de bloqueo para dispensar medicamentos, sistemas que habitualmente requieren solo introducir las primeras letras del medicamento y se puedan seleccionar, este sistema muchas veces les “bloquea” el acceso por motivos de seguridad, pero son sistemas que ocasionalmente ponen esos “bloqueos” a pesar de ser un medicamento correcto, indicado y no de alto riesgo, por lo que ya el personal está acostumbrado a hacer un desbloqueo manual que les permita acceder a los fármacos.

Es un caso muy desafortunado, en donde el resultado fue el fallecimiento del paciente. Y no se discute que hubo omisiones en el cuidado del paciente que llevaron a este evento. Sin embargo, la criminalización y hacer de este caso a la única responsable a la enfermera sienta un precedente peligroso para la seguridad del paciente; ya que, con este antecedente, los sistemas de salud pudieran en un intento de “protegerse” y “proteger a su personal” regresar al tiempo en el que no se reportaban los incidentes, no se asumen y no se aprende de ellos.

Muchos de los profesionales de la salud, que han presenciado algún incidente relacionado con la seguridad del paciente, cuentan historias de como la primera reacción del entorno es “no digan nada, lo resolvemos y listo”; y esto se presta a que no exista aprendizaje, y no mejoren los sistemas que permiten que ocurran estos errores.

Estoy convencido de que la criminalización del acto médico no es el camino para hacer sistemas de salud más seguros para los pacientes.

¿Ustedes que opinan? ¿Creen que un paso para la solución a los riesgos de seguridad del paciente es criminalizar a los prestadores de servicios de salud? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

 

Dr. FERNANDO PEREZ GALAZ **
Administración de Riesgos Clínicos

** Cirugía Gastrointestinal y Bariátrica en Hospital ABC Santa Fe .

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.