Avanzar en la seguridad del paciente

A pesar de que se ha hablado mucho, se han diseñado estrategias, y se ha tratado de poner la calidad de la atención médica y la seguridad del paciente en el centro del discurso en los sistemas de salud. En 20 años que llevan de forma más organizada y estructurada estos esfuerzos, la mortalidad asociada a la atención a la salud ha continuado en aumento desde el reporte insignia “To Err is Human” en 1999, encontrando un avance que nos lleva hasta 440,000 muertes al año en Estados Unidos en 2013.

En el marco del desarrollo e implementación de un plan nacional para avanzar en la seguridad del paciente. Un comité multisectorial estableció 17 recomendaciones, englobadas en 4 dominios, en los que sugieren trabajar y mejorar para fortalecer la seguridad del paciente, les compartimos estas recomendaciones, que es importante buscar la manera de aplicarlas desde un primer nivel hasta los tomadores de decisiones en políticas públicas en salud.

CULTURA, LIDERAZGO Y GOBIERNO

  1. Asegurar que la seguridad sea una prioridad en los valores fundamentales de las instituciones.
  2. Analizar capacidades y destinar recursos para avanzar en la seguridad del paciente.
  3. Difundir abiertamente información sobre seguridad del paciente, para promover la transparencia.
  4. Implementar roles de liderazgo basados en competencias.

PARTICIPACIÓN DE PACIENTE Y FAMILIARES

  1. Establecer competencias para todos los profesionales de la salud; para la participación de pacientes, familiares y cuidadores.
  2. Incluir a pacientes, familiares y cuidadores en el diseño de protocolos de atención.
  3. Incluir a pacientes, familiares y cuidadores en los esfuerzos para la seguridad de la dirección.
  4. Garantice la participación equitativa de pacientes, familiares y cuidadores.
  5. Promover cultura de respeto y confianza para pacientes, familiares y cuidadores.

SEGURIDAD DEL PERSONAL DE SALUD

  1. Implementar abordaje basado en sistemas para la seguridad del personal sanitario.
  2. Asumir la responsabilidad por la seguridad física y psicológica en un ambiente de trabajo que fomente el bienestar del personal de salud.
  3. Desarrollar, proveer recursos y ejecutar programas prioritarios que fomenten equitativamente la seguridad del personal de salud.

SISTEMAS DE APRENDIZAJE

  1. Facilitar el aprendizaje intra e inter-organizacional.
  2. Acelerar el desarrollo de las mejores redes de aprendizaje de seguridad posibles.
  3. Iniciar y desarrollar sistemas que faciliten la educación y el entrenamiento en seguridad de todos los profesionales.
  4. Desarrollar metas compartidas por la seguridad a lo largo de la continuidad de la atención.
  5. Acelerar la coordinación, la colaboración y la cooperación en materia de seguridad en toda la industria.

Estos puntos favorecerán a que se trabaje de manera coordinada para favorecer a la seguridad del paciente. El tener presente estos puntos nos ayudarán a reforzar la seguridad del paciente, haciéndonos todos responsables, desde los profesionales de la salud, la dirección de las instituciones, la industria, los mismos pacientes y su entorno inmediato. Para poder ofrecer mejores servicios y tener mejores resultados.

¿Ustedes participan en capacitación y entrenamiento en temas de seguridad del paciente? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea Ruanova **
Administración de Riesgos Clínicos

** Maestro en administración de hospitales.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Seguridad del paciente y aviación

Todos los que hemos trabajado o leído algo sobre seguridad del paciente, seguramente nos hemos topado con las comparaciones y aprendizajes entre la industria de la salud y la aviación; incluso, muchos expertos en seguridad del paciente creen que es momento de dejar de buscar esas similitudes y enfocarnos en la industria sanitaria como tal. Pero es innegable que la aviación es un gran ejemplo para seguir, tienen una conectividad casi inmediata con todo el mundo, tiene equipos pequeños que trabajan en el beneficio de la seguridad de los cientos y miles de pasajeros que pasan por sus aviones, además de lo que a mi me sigue impresionando: volamos en un edificio que pesa no se cuantas toneladas, a mas de 10 mil pies de altura y llegamos a nuestro destino en una sola pieza; ¡eso se debe celebrar y debemos aprender de ellos! Por eso, hoy hablaremos de 10 similitudes que tienen estas industrias (o deberían de tener):

  1. Crew Resource Management (administración de recursos humanos): esto consiste en aprovechar las fortalezas de todos los miembros del equipo, en un objetivo común: la seguridad.
  2. Servicio al cliente: debemos de entender el concepto de atención centrada en el paciente. Debemos trabajar con el paciente (y sus familiares) siempre en el centro de nuestras intervenciones y nuestro actuar.
  3. Redundancia: los procesos críticos deben de tener más de una solución. Desde contar con plantas de luz.
  4. Herramientas muy costosas: hablando desde aviones de millones de dólares, a equipos diagnósticos muy caros, hasta cirugía asistida por robot. Son herramientas con tecnología de punta, que su costo los representan, pero trabajan para hacer cumplir con los servicios de la mejor manera posible.
  5. Trabajo en equipo: va muy de la mano con el primer punto, el trabajo de todo el equipo con un objetivo común.
  6. Checklists o listas de cotejo: debemos tener abordaje sistemático para la seguridad del paciente, no confiando solo en nuestra memoria, sino en una serie de pasos estandarizados para asegurar que no nos saltemos pasos.
  7. Entrenamiento y recertificaciones: son pocas las industrias en las que los proveedores (los médicos en este caso) debemos recertificarnos y en las que el aprendizaje continuo sea tan relevante como en la salud.
  8. Descansar: un piloto descansado es un piloto que hace su trabajo de manera más segura. En los médicos aplica el mismo principio, aunque muchas veces no damos la importancia suficiente al descanso (principalmente durante la formación médica, como en las residencias).
  9. Seguridad: hablamos del modelo de queso suizo de seguridad del paciente. En donde se enfatiza que para que suceda un incidente debe de ser una cadena de errores o una serie de errores. Los comités de morbimortalidad, el buscar un sistema justo, en donde se favorezca el reporte no punitivo es fundamental para aprender de los errores y que nos e
  10. Narcisismo saludable: los mejores pilotos, y los médicos suelen mostrarse orgullosos de su trabajo, y ocasionalmente se puede percibir como narcisismo.

Por supuesto que hay más similitudes, y mas puntos importantes para comparar y contrastar entre las industrias. Creo que es fundamental que aprendamos de todos lados en el beneficio de nuestros pacientes. ¿Habían leído sobre las comparaciones entre la salud y la aviación? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea Ruanova ** Administración de Riesgos Clínicos

** Maestro en administración de hospitales.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


En medicina qué es y por qué la calidad?

La calidad es un concepto bastante amplio, que en general se entiende como “excelencia”, algo “bueno”. Y cuando pensamos en calidad en medicina, o calidad en salud; de forma general lo podríamos englobar en “buena atención médica”.
La definición de calidad en salud, por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice: “La calidad de la atención es el grado en que los servicios de salud para las personas y los grupos de población incrementan la probabilidad de alcanzar resultados sanitarios deseados y se ajustan a conocimientos profesionales basados en datos probatorios”. En el contexto clínico se suele dejar las preocupaciones sobre la calidad a las personas encargadas de esto “yo trato pacientes, curo enfermedades, realizo cirugías” son comentarios que he escuchado de médicos quienes dicen no tener tiempo para pensar en la calidad.
Sin embargo, la calidad debe estar envuelta en todas esas frases “yo trato pacientes basado en evidencia, con trato digno, y de la manera más segura posible”; y se suele hacer en la mayoría de los casos. Habitualmente yo digo que la calidad la basamos en gran parte en la estandarización; y no he conocido algún médico que no tenga procesos estandarizados ya sea consciente o inconscientemente.

Cuando interrogamos a algún paciente lo hacemos de forma estandarizada (haciendo preguntas relevantes para poder establecer un diagnóstico, pero habitualmente de manera ordenada), cuando exploramos a un paciente lo hacemos también siguiendo ciertos pasos; cuando se realiza alguna cirugía también se suele seguir un orden.

Eso es estandarización, si le dedicamos más tiempo y más atención a esa estandarización, será más fácil encontrar variaciones en el “sistema”, que nos arrojarán alarmas y nos obligará a tomar decisiones. Una mayor calidad por supuesto que arrojará mejores resultados clínicos, pero también mayor seguridad al paciente, mayor seguridad para el equipo de salud y menos eventos adversos.

Tengo la fortuna de enseñar temas de calidad y seguridad del paciente a médicos en formación, y siempre les enfatizo la importancia de la calidad independientemente de a que rama de la medicina (o fuera de ella) decidan enfocar su práctica profesional. Si estandarizan, miden, registran y analizan resultados podrán establecer mejoras e identificar cambios o incidentes.
Lo que los llevará a ofrecer servicios más seguros y de mejor calidad. La calidad y la seguridad del paciente es trabajo de todos, responsabilidad de todos y en beneficio de todos, no únicamente del paciente.
Por lo que los invito a pensar más en la calidad la próxima vez que atiendan a un paciente. ¿Ustedes, que procesos estandarizados pueden identificar en su práctica? Los invitamos a participar en los comentarios.  

Dr. Bernardo Rea Ruanova ** Administración de Riesgos Clínicos

** Maestro en administración de hospitales.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Año nuevo, consultorio nuevo

Empezamos el 2022, y aunque en el Sistema de Salud en México los nuevos profesionales de salud, médicos específicamente, salen formalmente en febrero o marzo, habrá que irse preparando para abrir un consultorio.

Hay varias recomendaciones que podemos seguir para hacerlo, pero aquí trataremos de simplificar lo más posible algunas recomendaciones para abrir un nuevo (en muchas ocasiones nuestro primer) consultorio.

1. Comparte espacios: es conveniente, si vas empezando buscar compartir espacio con alguien más. En muchos lugares médicos rentan ya espacios establecidos, con mesas de exploración, materiales y a veces hasta con asistente incluidos en una renta mensual. O puedes juntarte con amigos para repartir gastos al montar uno nuevo.

2. Pregunta en espacios que ya están establecidos: hay torres dentro de muchos hospitales en donde hay consultorios. Uno de los principales beneficios de poner un consultorio en un hospital es que puede haber mayor flujo de pacientes, además de buscar entrar al hospital a sus roles de guardia, lo que podría proveer pacientes.

3. Realiza los trámites necesarios:
a. Los consultorios médicos requieren aviso de funcionamiento ante COFEPRIS, asegúrate de hacerlo.
b. Es fundamental también que cuentes con un Aviso de Privacidad de Datos que cumpla con lo establecido por la Ley, por lo que es sumamente importante que lo tengas también.
c. Realiza las gestiones necesarias para tener tu título, cédula profesional y/o de especialidad lo antes posible, antes de iniciar a dar consulta.

4. Cumple con normatividad vigente, hay varias normas oficiales que hay que revisar y cumplir, las más relevantes para iniciar un consultorio son:
a. Norma Oficial Mexicana 004: que habla del expediente clínico.
b. Norma Oficial Mexicana 005: requisitos mínimos de infraestructura para pacientes ambulatorios.
c. Norma Oficial Mexicana 017: Vigilancia epidemiológica.
d. Norma Oficial Mexicana 233: Requisitos arquitectónicos para facilitar el acceso, tránsito, uso y permanencia de personas con discapacidad.

Estas recomendaciones son muy puntuales, y en temas que muchas veces los profesionales de la salud no consideramos por lo que creo que serán de gran utilidad para iniciar un consultorio.

¿Qué otras recomendaciones sugieren para montar e iniciar operaciones en un consultorio médico? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Autorización para uso de emergencia vs autorización sanitaria

En los pasados meses, desde que se fueron aprobando en el mundo las vacunas para prevenir la COVID-19, se ha hablado, y en este mismo espacio lo hemos hecho, sobre la autorización para uso de emergencia de diferentes vacunas en diferentes partes del mundo, particularmente en México y en Estados Unidos.

A finales del mes pasado el 23 de agosto del 2021, la FDA le otorgó a la vacuna de Pfizer la autorización completa (ya no solo para uso de emergencia) para pacientes mayores de 16 años (el uso de emergencia está autorizado desde los 12 años), lo que implica que se han ampliado los estudios de seguridad y efectividad, además de hacer estudios detallados sobre los procesos de manufactura, envasado y distribución de la vacuna.

Este resultado, y el análisis realizado por la FDA para ello refuerza a la comunidad científica y al público en general sobre la seguridad y la importancia de aplicarse la vacuna.

Los estudios de la FDA reportaron una efectividad para proteger contra la COVID-19 de 91%, con efectos secundarios más frecuentes siendo dolor, enrojecimiento e inflamación en el sitio de aplicación, cansancio, dolor de cabeza, malestar general, escalofríos y fiebre. Si reportan casos de posible miocarditis y pericarditis, principalmente en los primeros 7 días de la aplicación de la segunda dosis (pero el riesgo de presentar esto secundario a la infección por SARS-CoV2 es mayores que el provocado por la vacuna).

Un cambio relevante que se produce después de una autorización de este tipo es que la farmacéutica puede comercializar y vender la vacuna, ya que su uso no está limitado al “uso de emergencia”.

En Estados Unidos se dio ya esta autorización, posiblemente en México esto pueda pasar pronto. Lo que podría tentativamente, y dependiendo de la disponibilidad de la vacuna, que fuera comercializada, ofreciendo a personas que no han podido ser vacunadas, la opción de hacerlo en algún medio particular cubriendo el costo de esta.

¿Qué opinan sobre esta autorización? ¿Creen que esto se derive en que la vacuna se pueda adquirir pronto? Los invitamos a participar en la sección de comentarios.


Omicron

En últimas fechas la palabra Omicron se ha vuelto muy común en lo que hablamos y escuchamos, y es que la nueva variante del SARS-CoV2 ha elevado las alarmas nuevamente a nivel mundial, como en su momento lo hizo la variante Delta.

Sin embargo, esta nueva variable aún es eso, muy nueva, entonces tenemos poca información al respecto, lo que hace fácil irse del extremo de alerta máxima a no tomarla en cuenta. Recordemos, sin embargo, que así empezamos con la pandemia, había poca información y hoy seguimos, casi dos años después padeciendo los estragos de esta.

¿Qué sabemos hasta ahora?

La variante Omicron fue identificada y reportada en Sudáfrica y Botswana, y lo que elevó las alarmas desde un inicio es que contaba con un número muy alto de mutaciones en el virus lo que podría significar (hago énfasis en la palabra podría) que sea más transmisible, o que sea menos susceptible a las vacunas que existen actualmente.

Sabemos también, que las pruebas de detección usadas habitualmente, como pruebas rápidas de antígenos y las PCR detectan la infección por esta variante.

El 26 de noviembre del 2021 la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una declaración en donde clasificaron la variante Omicron como una “variante preocupante”, esto debido a lo comentado de las múltiples mutaciones que presenta, y como consecuencia, en las pruebas iniciales han encontrado que presenta mayor riesgo de reinfección que con otras variantes.

Enfatizan también las medidas sanitarias que debemos guardar: lavado de manos, uso de cubrebocas / mascarilla bien ajustados, distanciamiento físico, buena ventilación de espacios cerrados, evitar espacios concurridos y la vacunación.

¿Ustedes que han escuchado de la variante Omicron? ¿Qué creen que suceda con esta nueva variante? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Vacunas contra COVID-19 en menores de edad

Con el regreso a clases presenciales en México, y con el caso muy sonado de una niña de 12 años en el estado de Veracruz, portadora de diabetes tipo I, quien tramitó un amparo para solicitar que la vacunen debido a ser un grupo de riesgo por su comorbilidad; ha aumentado la discusión en varios sectores de la población sobre la vacunación en menores de edad.

Queríamos entonces tocar ese tema, y explicar en que momento nos encontramos para hablar sobre vacunas en niños y adolescentes.

Sabemos que en Estados Unidos, la agencia reguladora FDA aprobó el uso de las vacunas para COVID-19 (Pfizer) para su uso de emergencia en población mayor de 12 años, y el uso de otras dos (Moderna y Johnson & Johnson) para mayores de 18 años.

Estas tres vacunas están aprobadas también para su uso de emergencia en México, y el 24 de junio del 2021, COFEPRIS emitió un comunicado en donde emiten una modificación a la autorización para uso de emergencia de la vacuna Pfizer, en donde se autoriza su uso en personas de 12 años en adelante.

Ahora, sabemos que la estrategia de vacunación en México se ha hecho por fases, por grupos de edad, expresada en su forma general en el siguiente cuadro (tomado del Documento Rector de la “Política Nacional de Vacunación Contra el Virus SARS-COV2, Para la Prevención de la COVID-19 en México”):

Aunque en esta estrategia, la última fase dice que implica al “resto de la población” no se ha ofertado la vacuna para menores de 18 años, y en los programas de vacunación que se han ejecutado se suele limitar a mayores de 18 años. Esto puede responder a que la aplicación de vacunas a personas de entre 12 y 18 años es específica para la vacuna de Pfizer, y la disponibilidad o falta de disponibilidad de la misma para cubrir a ese grupo de la población.

Consideramos que es de suma importancia que la comunicación en ese sentido sea clara y transparente. Para lograr proteger al mayor porcentaje de la población con esta vacuna, y esto por supuesto incluye a los niños.

Por lo pronto sigamos con la recomendación de mantener distanciamiento social, usar cubrebocas, y lavarse las manos.

Ustedes ¿qué opinan? ¿creen que la vacuna debe aplicarse a los menores de entre 12 y 18 años? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Vacunas para COVID-19 en menores de edad

Desde el inicio de la pandemia hemos hablado en este espacio sobre la necesidad de vacunas, cuando empezaron a aparecer hablamos sobre su disponibilidad y accesibilidad, así como la importancia de aplicarlas.

Hoy es momento de hablar de vacunas en niños, o menores de edad, en los Estados Unidos fue en el primer país que se sometió a aprobación la aplicación del biológico en niños, es importante recordar que ya estaba aprobada para mayores de 12 años.

Esta aprobación para la vacuna de Pfizer-BioNTech se dio el 29 de octubre de este año, y cubre a los niños de entre 5 y 11 años, por lo que en ese país toda la población mayor a 5 años tiene acceso y disponibilidad para recibir la vacuna.

La diferencia principal en este grupo de edad (entre 5 y 11 años) es la dosis de la vacuna, ya que la dosis habitual de la vacuna es de 30 microgramos, y la dosis para niños es de 10 microgramos. La aplicación consiste también en dos dosis, como lo es para los adultos, espaciadas por 3 semanas

Esta aprobación se hizo para uso de emergencia, como lo han hecho con las demás vacunas, y se reportó una efectividad de 90.7% en prevención de infección por SARS-CoV2. En el estudio clínico que se basó la aprobación incluyó la aplicación de la vacuna a más de 3,100 niños, sin encontrar eventos adversos serios.

Al momento, esta vacuna es la única aprobada para este grupo de edad, aunque la farmacéutica Moderna ya está haciendo también ensayos clínicos en niños de 6 a 11 años, no han sometido a aprobación su biológico.

En México, contamos con aprobación de la vacuna para su uso de emergencia a partir de los 12 años de edad, pero debido a la estrategia en el Plan de Vacunación solo se aplica a adolescentes de 12 a 17 años que tengan alguna comorbilidad.

Es importante enfatizar que la vigilancia de las vacunas, como de los medicamentos, no se detiene en su aprobación, sino que se mantiene un monitoreo continuo de la efectividad y seguridad de los mismos durante todo el tiempo, para garantizar la salud de la población.

¿Ustedes planean vacunar a sus hijos mayores de 5 años cuando esté disponible en México? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Errores diagnósticos

En otras publicaciones hemos hablado sobre los errores de los sistemas y los errores humanos que ponen en riesgo la calidad y la seguridad del paciente. Pero los errores diagnósticos son un factor muy relevante en estos temas también.

Hablaremos de una situación que sucedió en Australia este último diciembre del 2021, en donde reporta un hospital de Sidney que entregó pruebas de COVID-19 negativas a 400 pacientes que sí tenían la enfermedad; error que en un comunicado atribuyen a la carga de trabajo y la cantidad de pruebas que estaban procesando por la elevación de contagios en el país.

Este es un ejemplo muy claro del impacto que puede tener un error diagnóstico. Solo hace falta pensar, que cualquiera o todos esos 400 pacientes pudieron con esa prueba negativa asistir a algún sitio con “seguridad” y contagiar a muchas personas más.

Si en este caso hubiera una reclamación o una demanda por cualquiera de los pacientes, no habría manera de defender al hospital, ya que es un error claro y que provoca consecuencias potencialmente graves.

Este ejemplo es importante para también considerar que no solo en México, o en países “en vías de desarrollo” suceden este tipo de incidentes, pero una diferencia importante es que en países en donde existe una cultura de seguridad más madura; esos errores se asumen y se hacen esfuerzos por resolverlos, y no se tratan de esconder. La transparencia es fundamental para mejorar la seguridad y la calidad.

¿Conocen algún ejemplo de errores diagnósticos que hayan puesto en riesgo la seguridad del paciente? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.