Fallecimiento materno-fetal por presunta negligencia

En esta ocasión vamos a platicar sobre un caso que leí en medios digitales, en el que una mujer falleció en el estado de Guerrero posterior a que tuviera una muerte fetal.

A decir de las notas en la prensa, la paciente acudió a solicitar atención médica el 6 de junio de este año, en donde refieren que la regresaron a su domicilio, mencionando que según los familiares de la paciente desde ese día ellos creen que el producto ya no tenía vida en el interior de su madre.

Solicita nuevamente atención médica el 8 de junio, después de un traslado de 7 horas ya que la paciente vivía en una comunidad muy alejada, en donde es atendida en una clínica recién inaugurada del IMSS Bienestar, en donde no se cuenta con personal, por lo que refieren los atiende un médico pasante quien aplica una inyección para “expulsar al producto sin vida y ayudar con los dolores”.

Ese mismo día acuden más médicos para el tratamiento, pero debido al deterioro en la salud de la paciente le informan a la familia que requiere ser trasladada ya sea a Acapulco o Chilpancingo; por lo que es trasladada y al día siguiente es sometida a una cirugía, en donde extraen al producto fallecido, y la paciente pierde la vida 3 días después en el hospital.

En la nota hacen énfasis en que la madre y el bebé perdieron la vida por un sistema de salud deficiente, en donde no se cuenta con insumos ni con personal para atender la salud de la población.

Como es común, en las notas en medios digitales nos quedamos con información incompleta. Pero leyendo el caso, considero que es importante que analicemos y evaluemos como muchas veces las omisiones y las negligencias no son exclusivamente lo que hace un profesional de salud (un médico en este caso) en específico, sino que las carencias que existen en los sistemas de salud pueden ser las causas principales de estos desenlaces tan desafortunados.

En otras publicaciones hemos hablado como el sistema de salud somos todos, desde las grandes instituciones hasta los prestadores de servicios de salud que trabajan en consultorios pequeños, todos debemos hacer lo que nos toca para mejorar la salud de la población, hacemos un llamado para que todos nos involucremos, y trabajemos juntos para mejorar nuestro sistema.

¿Ustedes, que hacen para mejorar nuestro sistema de salud? ¿Tienen recomendaciones que todos podamos implementar? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

 

Dr. Bernardo rea R.

Administración de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros


Inteligencia artificial en salud

La inteligencia artificial lleva años en el mundo, ya se ha usado desde hace tiempo para muchas cosas que hacemos y usamos con mucha frecuencia.
En los sistemas de salud, aunque existe mucha inversión y muchos avances tecnológicos, suele ser (como sistema) de lo que más lento se mueven en comparación a otras industrias.
Por lo que la integración de inteligencia artificial en el contacto con los pacientes seguramente será algo que tomará bastante tiempo en que permee el sistema.
Pero existen aplicaciones importantes y muy útiles, que nos ayudarían a mejorar la calidad, la seguridad del paciente, los diagnósticos, tratamientos, relación médico paciente; si usamos algunas herramientas de manera adecuada. Para este fin lo voy a englobar en tres aplicaciones clínicas de la inteligencia artificial, de las cuales hablan en un reporte realizado por el Institute for Healthcare Improvement (IHI):

1. Apoyo a la documentación: hoy en día muchos de los profesionales de la salud usamos expedientes clínicos electrónicos, lo que nos ofrece la posibilidad de tener documentos de nuestros pacientes a la mano en cualquier momento, que ofrecen plantillas para recetas, informes médicos entre muchos otros beneficios. El uso de la inteligencia artificial en este rubro puede incluir:
a. Llevar registro de interacciones con pacientes.
b. Resumir la información de los pacientes cuando llegan a una interacción con el profesional de la salud.
c. Revisar y resolver errores y redundancias en los registros de los pacientes.

2. Apoyo en decisiones clínicas: los médicos muchas veces trabajamos en equipo con otros profesionales de salud, nos escuchamos, opinamos, y esto ayuda a tener distintas perspectivas de un caso. Si hacemos esto con una base de datos inmensa alimentada por inteligencia artificial nos puede ayudar a tener mejores decisiones y cometer menos errores. Con esto podemos:
a. Recibir apoyo en diagnóstico enlistando signos y síntomas.
b. Ofrecer detección temprana de complicaciones y signos de alarma para los pacientes.
c. Desarrollo de potenciales planes de tratamiento y seguimiento para los pacientes.

3. Chatbots que ofrezcan apoyo a pacientes: tener un espacio en donde los pacientes puedan resolver algunas dudas sencillas, pueden aligerar la carga a los sistemas de salud (siempre que estas fuentes se encuentren bien validadas y alimentadas con información científica).
a. Pueden ofrecer información personalizada a los pacientes.
b. Hacer triage de pacientes a distancia para hacer más eficiente el acceso a hospitales o servicios de salud.

¿Ustedes, que esperan de la inteligencia artificial en salud? ¿Han tenido experiencia con ella en este contexto? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Cirujano estético condenado a 40 años de prisión

Se difundió en medios nacionales y en redes sociales hace unos días, el caso de un médico, según lo que leí se anunciaba como “cirujano estético”, quien fue sentenciado a 40 años de cárcel por homicidio doloso de dos pacientes, a quienes les realizó intervenciones quirúrgicas en 2020 y 2021.

Las notas mencionaban que había más pacientes afectadas, que habían quedado con complicaciones y secuelas por haber sido atendidas con el imputado.
De inicio, cuando leí la noticia tuve sentimientos encontrados. Ya que, como médico, la razón de ser de mi profesión es el bienestar de los pacientes; después, confieso que me sentí intranquilo, ya que vino a mi mente el concepto de “criminalización del acto médico”, y ese es un tema que puede ser muy complicado, delicado y (a mi parecer) muy negativo para mejorar la calidad de la atención a los pacientes. Ya que considero que lleva a la cultura de hace muchos años, en los que se ocultan los errores para evitar castigos.

Pero, una vez que leí más notas sobre el caso, que entendí mejor la noticia creo que es importante compartirla y notar la diferencia entre criminalización del acto médico y una sanción por impericia, ya que el médico estaba realizando procedimientos para los cuales no estaba debidamente capacitado.

Esta diferencia es fundamental, ya que es distinto cuando existe alguna complicación de algún tratamiento (basado en ciencia, con los conocimientos y experiencia suficiente del médico para prescribirlo y/o realizarlo), a cuando el médico esta ejerciendo su profesión de manera “engañosa” (por llamarle de alguna manera).

Los médicos nos entrenamos y nos formamos en disciplinas específicas, y estamos obligados a referir pacientes que acuden a nosotros con padecimientos ajenos a nuestra formación.

El que se den a conocer noticias como esta ayudan a abrir los ojos a pacientes, a cuidar con quien se atienden, y creo que al gremio médico nos ayudan a mantenernos humildes y conscientes de lo que podemos/debemos hacer, y lo que no.

¿Ustedes consideran que 40 años fue una sentencia justa? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.


Alerta de brote de Sarampión en México

En esta ocasión vamos a hablar de un tema muy importante, de un brote de sarampión en México, que está sucediendo actualmente, lo que resalta la necesidad de una acción inmediata para contener la propagación de esta enfermedad altamente contagiosa.

Importancia de la vacunación

La vacunación contra el sarampión es la mejor defensa contra esta enfermedad. Es fundamental recordar a nuestros pacientes y asegurados la importancia de mantener sus vacunas al día, especialmente aquellas relacionadas con enfermedades prevenibles por vacunación como el sarampión. Según el esquema de vacunación de México, se recomienda que los niños reciban la primera dosis de la vacuna triple viral (sarampión, rubéola y parotiditis) a los 12 meses de edad, con un refuerzo entre los 4 y 6 años. Los adultos que no estén seguros de haber completado su esquema de vacunación deben consultar a su médico para recibir la vacuna si es necesario. Actualmente en México se considera que adultos menores de 40 años que no tengan esquema completo demostrable, se deben vacunar.

Transmisión de la enfermedad

El sarampión se transmite a través del contacto directo con gotitas respiratorias de una persona infectada. Es altamente contagioso y puede propagarse rápidamente en áreas con poblaciones no vacunadas o con coberturas de vacunación insuficientes. Por lo tanto, es crucial mantener medidas preventivas rigurosas, como el lavado frecuente de manos y la evitación del contacto cercano con personas enfermas.

Signos y síntomas                 

Los síntomas del sarampión suelen aparecer entre 7 y 14 días después de la exposición e incluyen fiebre, tos, secreción nasal, ojos rojos y erupción cutánea característica (salpullido con manchas rojas grandes y planas que generalmente se funden entre sí, de inicio en la cara, y baja hacia el cuello y tórax, al tronco y finalmente a las extremidades inferiores). Es importante que los profesionales de la salud estén alertas ante la posibilidad de casos de sarampión, especialmente en pacientes que presenten estos síntomas y que puedan haber estado expuestos a la enfermedad.

Precauciones y acciones tomadas

Ante la confirmación de estos casos de sarampión en nuestra ciudad, se están tomando todas las precauciones necesarias para contener la propagación del virus. Esto incluye la identificación y seguimiento de contactos cercanos, la promoción activa de la vacunación, y la educación pública sobre la importancia de la prevención y detección temprana de la enfermedad.

Es vital que todos nosotros, como profesionales de la salud y comunidad en general, trabajemos juntos para combatir este brote de sarampión. La vacunación, la educación y la vigilancia son nuestras mejores armas en esta batalla. Sigamos siendo diligentes en nuestras acciones y continuemos trabajando para proteger la salud y el bienestar de nuestra comunidad.


Denuncia por negligencia en Ciudad Victoria

Nuevamente vamos a hablar de una nota que encontramos en medios de comunicación; en este caso se trata de una denuncia por negligencia a un hospital de Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Lo que encontramos en distintos medios, para tratar de reconstruir un poco la historia es: en diciembre del año pasado, una menor de 6 (algunos dicen 7) años, que ingresa al hospital después de sufrir un accidente en el cual sufrió fractura de fémur de ambas piernas. Refieren que posterior al accidente los médicos del hospital indicaron que tendrían que ingresar a una cirugía “de rutina”, se menciona que durante la cirugía la pequeña sufrió un “paro cardiorrespiratorio” que no fue detectado debido a fallas en los equipos de monitorización.

Posterior a la cirugía, la paciente permanece intubada y sedada por 48 horas, y durante ese periodo le indican a los familiares que en cuanto despierte ella se recuperará por completo; sin embargo, esto no sucede, a meses del incidente refieren que la paciente se encuentra parapléjica y sin poder ver, refiriendo “atrofia cortical bilateral y lesiones severas en los núcleos basales bilaterales”.

Como siempre que analizamos casos así, debemos considerar que la información que obtenemos es de medios de comunicación, por lo que no tenemos la información completa, pero con lo que pudimos obtener, al parecer hubo (como suele haber en este tipo de eventos centinela) una cadena de errores: partiendo en errores de comunicación; por lo que se entiende los médicos minimizaron la intervención a realizar en la menor refiriéndose a ella como “de rutina”, otro error es de los equipos médicos el cual pudo a ver sido provocado por falta de mantenimiento, porque se haya ido a luz y no hubiera planta, o por varias razones más. Otro error es el no haber detectado estas fallas, a pesar de que las máquinas pueden fallar, o apagarse o algo debe haber un equipo médico vigilando a la paciente durante la cirugía. Y regresando a más problemas de comunicación; cuando sucedió la complicación, en las notas mencionan que en el post operatorio inmediato todos le aseguraban a la familia que al extubarla después de las 48 horas la menor recuperaría por completo.

Sin duda, la comunicación es fundamental en una relación médico paciente; es importantísima al momento de lidiar con complicaciones. Y los equipos de salud debemos de usar la tecnología para ayudarnos, pero no podemos depender ciegamente de ella.

¿Ya habían leído de este caso? ¿Cuál es su análisis? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea Ruanova*
Administración de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros.

*Maestro en administración de hospitales.


Mejorando la seguridad del paciente: Acciones individuales para profesionales de la salud.

Hemos hablado varias veces de como la seguridad del paciente es una responsabilidad compartida, todos debemos involucrarnos y todos nos beneficiamos de ella. Pero esto también por supuesto depende de acciones individuales que podemos hacer desde ya para buscar mejorar la seguridad del paciente.

  1. Priorizar la comunicación efectiva: Aseguremos que nuestra comunicación sea clara y concisa con nuestros colegas y pacientes. Tomándonos el tiempo de escuchar activamente y verificando la comprensión. Esto puede prevenir errores y mejorar los resultados de los pacientes.
  2. Verificar la identidad del paciente en todo momento: Antes de administrar cualquier tratamiento o realizar cualquier procedimiento, verifica la identidad del paciente, usando múltiples identificadores, como su nombre completo, fecha de nacimiento, número único de identificación. Esta simple acción puede prevenir errores críticos.
  3. Revisar cuidadosamente la prescripción y administración de medicamentos: Antes de prescribir o administrar medicamentos, verifica las alergias del paciente, dosis adecuadas y posibles interacciones con otros medicamentos. Asegúrate de educar al paciente sobre sus medicamentos y responder cualquier pregunta que pudieran tener.
  4. Practica una buena higiene de manos y técnicas de prevención de infecciones: Lávate las manos regularmente, usa equipo de protección personal cuando sea necesario para disminuir el riesgo de infecciones intrahospitalarias. Además de asegurarnos que los equipos y aparatos que usemos estén debidamente limpios y desinfectados.
  5. Promover una cultura de seguridad del paciente: Aboga por una cultura de seguridad del paciente en tu sitio de trabajo, donde se aliente la comunicación abierta, la identificación y reporte de errores y el aprendizaje continuo. Participa en actividades de mejora de calidad y comparte tus experiencias y conocimientos para promover un entorno seguro y de calidad.

Cada una de estas acciones son cosas que podemos implementar de inmediato en nuestro ligar de trabajo y tienen impacto real en la seguridad de los pacientes. Los invitamos a ponerlos en práctica y cuéntenos en los comentarios como les va.

Dr. Bernardo Rea**
Administración de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

**Maestro en administración de hospitales.


Consentimiento informado

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre el consentimiento informado, sin embargo, es un tema tan relevante y tan de todos los días para los profesionales de la salud que considero es importante lo recordemos.

Como profesionales de la salud es nuestra responsabilidad asegurarnos de que los pacientes participen activamente en las decisiones relacionadas con su atención médica.

El consentimiento informado es el proceso mediante el cual el paciente recibe información completa y comprensible sobre un tratamiento médico, procedimiento o intervención, incluyendo sus riesgos, beneficios, alternativas y consecuencias; y conociendo y entendiendo lo anterior el paciente da su consentimiento voluntario para proceder. Este proceso respeta la autonomía y la capacidad para tomar decisiones de los pacientes, y es esencial para una atención médica ética y centrada en el paciente. Este documento es fundamental para que el paciente participe activamente en su atención médica y tome decisiones con respecto a su salud. Al ofrecerles información clara y completa, los pacientes pueden entender mejor los riesgos y beneficios de un tratamiento o procedimiento, y así tomar decisiones que reflejen sus valores y preferencias, y participar como socios en su atención médica.

¿Cómo podemos garantizar su aplicación efectiva?

  • Proporcionar información comprensible y completa: asegúrate de que tu paciente reciba toda la información sobre el tratamiento o procedimiento propuesto de manera clara y comprensible, explicando sus beneficios, sus riesgos y posibles complicaciones. Usa lenguaje sencillo evitando usar lenguaje técnico.
  • Fomentar el diálogo y participación activa: involucra a los pacientes en las decisiones sobre su atención médica, fomentando el diálogo abierto y colaborativo en el proceso de toma de decisiones. Escucha atentamente sus preocupaciones, preguntas y preferencias, y respeta sus decisiones, incluso si difieren de tus recomendaciones.
  • Respetar la autonomía del paciente: reconoce y respeta la autonomía y la capacidad de toma de decisiones de cada paciente, asegurándote de que tengan la información necesaria para tomar decisiones informadas y voluntarias sobre su atención médica. Evita cualquier forma de coerción o presión indebida y respeta las decisiones de los pacientes, incluso si no estás de acuerdo con ellas.
  • Documentar el consentimiento de forma adecuada: registrar el consentimiento informado en el expediente del paciente incluyendo la información proporcionada. Con firma del paciente, lo que asegura que se cumplan los derechos del paciente, así como estándares éticos y legales.

El consentimiento es un componente fundamental de una atención médica ética y centrada en el paciente.

¿Qué tanto tomas el tiempo necesario para llenar debidamente el consentimiento informado con tus pacientes? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Fernando Pérez Galaz **
Administración de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Cirujano Bariatrico y gastrointestinal en Hospital ABC Santa Fe, CDMX.


Certificación CLACS del Comité Latinoamericano de Calidad en Salud

En febrero del 2024 se presentó la certificación del Comité Latinoamericano de Calidad en Salud, con la intención de mejorar la calidad de los servicios de salud en todo América Latina, actualmente hay básicamente 3 organismos certificadores internacionales (la Joint Commission International de Estados Unidos, Accreditation Canada y Quality Global Alliance-QGA en Brasil).

Este comité plantea un programa basado en la mejora continua, no en el cumplimiento de estándares, buscando integrar a los diferentes participantes en el sistema para sumar y fortalecer el sistema. Creando un ambiente de cooperación, poniendo a los pacientes en el centro.
Se espera también esta acreditación sea accesible a muchos más establecimientos médicos, ya que la certificación de Joint Commission International tiene un precio económico muy elevado y esta acreditación se espera sea menos costosa.

Esta acreditación que se forma en el contexto de la cooperación multisectorial en salud provocará que mejoren las prácticas y los estándares, que se hagan específicos para los diferentes países de la región.

En México participan ya el Consorcio Mexicano de Hospitales, la Asociación Mexicana por la Calidad en Salud y Seguridad del Paciente, el Consejo Coordinador Empresarial, la Alianza de Prestadores de Servicios Privados de Salud, la Cruzada por una Atención Humana en Salud (CAHUSA), la Asociación de Hospitales Particulares de Jalisco, la Asociación de Hospitales Privados del Noreste y FUNSALUD.

¿Ustedes creen que con esta acreditación aumenten los establecimientos que se adhieran a estos programas de calidad? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

 

Dr. Bernardo Rea Ruanova **
Administración de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Maestro en administración de hospitales


Cultura de calidad y seguridad del paciente

Todos los que nos involucramos de alguna manera en temas de calidad y de seguridad del paciente hemos escuchado este concepto, hemos visto hospitales que anuncian que “tienen una gran cultura de calidad” o que “tienen un gran compromiso por la seguridad del paciente”.

La cultura de calidad y seguridad del paciente es sumamente importante, pero no es algo que se logre por “decreto” o solo por decir que la tienes como institución hace que se cumpla.

La definición es “es el producto de los valores, actitudes, percepciones, competencias y patrones de comportamiento individuales y grupales, que determinan la forma de actuar y el estilo y eficiencia de una organización de salud en el manejo de la seguridad.”

Si partimos de esta definición es importante que notemos como empieza diciendo que es el producto de, esto quiere decir que la organización claro que debe tener implementadas políticas y procedimientos que atiendan la seguridad del paciente, pero también tiene que cumplir esas políticas, así como asegurar que los miembros de la institución lo hagan, y fomentar que se sigan esas políticas, y vigilar que se lleve a cabo todo lo establecido para la seguridad del paciente. Por esto menciona que es el resultado de actitudes individuales y grupales; actitudes en las que la organización Y los individuos participen activamente en el beneficio de la calidad y la seguridad del paciente.

Los invito a todos a formar parte de una cultura de calidad y seguridad de la paciente positiva, en donde todos nos preocupemos por nuestros pacientes, en donde todos participemos activamente en el tema, y no dejemos a un lado que la prioridad en la atención sanitaria siempre deben ser los pacientes.

¿Ustedes trabajan en un lugar con una cultura de seguridad del paciente en donde se les involucre, en donde se mida esta cultura, y donde se favorezca que exista esta cultura? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.

Dr. Fernando Pérez Galaz **
Administración de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Cirujano especialista en cirugía gastrintestinal y Bariatrica en Hospital ABC Santa Fe CDMX.


Bienestar del equipo y disfrutar del trabajo

Una de las lecciones y los problemas aprendidos y encontrados durante la pandemia, es que se hizo muy evidente la sobrecarga de trabajo y el “burnout” de los profesionales de la salud.
Esto ha impactado negativamente a la fuerza laboral en los profesionales de la salud, en muchos países vemos ya que personas que se han entrenado y profesionalizado en ser personal de salud han cambiado de trabajo, o se han jubilado antes de tiempo como resultado de estos factores.

Por lo que es fundamental que las instituciones de salud presten atención al bienestar del equipo de salud y fomentar que se disfrute el trabajo.

La Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos propone 5 acciones fundamentales para disminuir el Burnout en profesionales de la salud:

  1. Involucrar el liderazgo de la organización: que incluya que los puestos altos de las instituciones de salud estén involucrados en mantener un entorno laboral saludable. Así como crear una dirección que sea encargada de esfuerzos para el buen entorno laboral.
  2. Crear voluntad dentro de la organización para considerar el bienestar de los colaboradores como una prioridad: incluir desde identificar aspectos de la cultura laboral hasta barreras para un entorno saludable, destinar recursos y crear las condiciones para tener un mejor entorno.
  3. Desarrollar, comunicar y coordinar un enfoque para mejorar la atención a los pacientes a lo largo de la institución.
  4. Usar datos: para continuar mejorando, contar con indicadores de calidad y de adherencia. Usar mediciones válidas y frecuentes para dar seguimiento a largo plazo.
  5. Crear soluciones sostenibles: proponer incentivos para mejor adherencia, incluir a toda la organización en las soluciones.

Como cuando hablamos en seguridad del paciente, al hablar del bienestar de los colaboradores también es fundamental el trabajo en equipo para lograr mejores resultados a largo plazo.
Es importante recordar que la seguridad y el bienestar de los colaboradores es fundamental para lograr una mejor atención y por lo tanto ayuda para la seguridad de nuestros pacientes.

¿En su trabajo tienen algún proyecto que busque mejorar el bienestar de los colaboradores? Los invitamos a participar con nosotros en los comentarios.