Precauciones en la sala de operaciones en la era COVID-19

Desde que inició la pandemia por SARS-CoV2 en el mundo ha habido mucha información sobre la atención a la salud en general, al tratar con pacientes infectados, al tratar con pacientes no infectados, al tener que realizar cirugías, a posponer cirugías, a posponer consultas, al como moverse en quirófano.
Aquí les vamos a dar algunos consejos para la atención en quirófano, considerando fundamental el cuidado del equipo de salud.
Primero me gustaría partir por decir, que la probabilidad de que todos los especialistas que hagan cirugía se van a enfrentar tarde o temprano con pacientes COVID positivo es elevadísima, por lo que sugerimos tomen el tiempo para irse preparando los que pueden, y los que ya lo estén haciendo que tengan protocolos de cuidado muy bien establecidos.
Recomendamos los siguientes puntos específicos:

  1. Considerar a todo paciente como COVID positivo, a menos que contemos con evidencia que diga lo contrario (consideremos también la opción de falsos negativos): Esto se resume en; hacer pruebas de COVID-19 a todos los pacientes que vayan a ser sometidos a algún procedimiento quirúrgico cuando sea posible.
  2. Los momentos más críticos son la intubación y extubación: estos se deben hacer con la sala cerrada y únicamente con el personal estrictamente necesario dentro de la misma, todos usando su EPP adecuado.
  3. Evitar lo más posible usar equipos de hemostasia como monopolar, ultrasónicos, armónico ya que generan aerosoles.
  4. La decisión en cuanto al abordaje (abierto o laparoscópico) se debe tomar considerando el beneficio del paciente, ya que no hay estudios suficientes que consideren preferencia de uno sobre el otro para prevención de contagios.
  5. En caso de ser procedimiento laparoscópico se debe contar con un sistema de evacuación de neumoperitoneo cerrado y con filtros.
  6. Consentimiento: se debe informar a los pacientes sobre el riesgo de infección por SARS-CoV2 intrahospitalario.
  7. Contar con un protocolo y un checklist para colocar y retirar el EPP.
    En la siguiente publicación estaremos dando ejemplos de checklist para colocación y retiro del EPP en quirófano.

¿Qué precauciones tienen ya en su hospital? ¿Qué otras recomendaciones agregarían? Los invitamos a comentar en la publicación para fortalecer la información.

Dr. Fernando Pérez Galaz **
Administrador de riesgos clínicos.
** Cirugía gastrointestinal, bariátrica y metabólica en Hospital Angeles Lomas, México.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

Fuentes:
https://www.facs.org/covid-19/clinical-guidance/surgeon-protection
https://link.springer.com/article/10.1007/s12630-020-01617-4
https://amcg.org.mx/cirugia-y-covid-19-parte-1/
https://sites.google.com/view/covid19-por-especialidades/cirug%C3%ADa?authuser=0
https://www.revistacirugia.org/index.php/cirugia/article/view/625/470


Checklist para colocar y retirar EPP en quirófano

En nuestra última publicación hablamos sobre la importancia de contar con un protocolo adecuado y un checklist para asegurarnos de hacer las cosas de forma correcta, sin saltarnos pasos y sin ponernos en riesgo a nosotros ni al resto del personal de salud.

La base de los protocolos para colocación y retiro de EPP para atención de pacientes confirmados o sospechosos de COVID-19 es el orden y la higiene de manos, y estos protocolos, al prepararse para quirófano no serán la excepción.

Les presentamos un checklist paso a paso, que pueden poner en práctica en su institución al momento de ingresar a quirófano con un paciente sospechoso o confirmado con COVID-19.

Colocación de EPP estéril (Se debe de iniciar el proceso antes de acceder a la sala)

☐Retirar todos los objetos personales (podemos mantener los lentes)

☐Colocar primer gorro quirúrgico.

☐Colocar botas impermeables.

Lavado de manos

☐Colocar cubrebocas N95 o superior (y confirmar adecuado sellado)

☐Colocar segundo gorro quirúrgico.

☐Colocar protección ocular (careta, goggles, etc).

☐Realizar lavado quirúrgico de manos.

☐Ingresar a la sala quirúrgica.

☐Colocar primer par de guantes.

☐Colocar bata quirúrgica impermeable.

☐Colocar segundo par de guantes.

Retiro de EPP estéril (Se debe tener cerca un bote para residuos biológicos, solución alcoholada, y un bote con solución desinfectante si necesitamos meter caretas o material reutilizable). Todo lo desechable debe ser depositado en un bote de residuos biológicos.

☐Limpieza de sangre, agua y secreciones con una compresa.

Lavado de manos sobre el segundo par de guantes.

☐Retirar las botas impermeables.

Lavado de manos sobre el segundo par de guantes.

☐Remover la bata quirúrgica con cuidado y al mismo tiempo remover el segundo par de guantes.

Lavado de manos sobre el primer par de guantes.

☐Remover la careta o goggles, cuidando de no mover el cubrebocas N95.

Lavado de manos sobre el primer par de guantes.

☐Remover el segundo gorro.

Lavado de manos sobre el primer par de guantes.

☐Remover el primer par de guantes

☐Salir de la sala de operaciones (con ayuda para no tocar nada).

Lavado de manos con agua y jabón

☐Remover cubrebocas N95

Lavado de manos

☐Cambio de uniforme (y si es posible bañarse) antes de salir hacia hospitalización u otras áreas.

Estas listas de verificación se deben leer en voz alta paso por paso para garantizar que se cumplan cabalmente, por parte de todos los involucrados en el procedimiento, y debe ser supervisado durante su aplicación para evitar fallos en el proceso.

¿En su hospital se está aplicando una herramienta así ya? ¿Qué otros pasos consideran importantes?

Los invitamos a comentar para hacer las recomendaciones más completas.

Dr. Fernando Pérez Galaz **
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Especialista en cirugía gastrointestinal, bariátrica y metabólica en Hospital Angeles Lomas, México.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

Fuentes:

https://www.aecirujanos.es/files/noticias/152/documentos/Recomendaciones_caso_cirugia.pdf
https://docs.google.com/document/d/16uwMGAiXpYGAdPDcd_C4-e7azAULVIetOb-ODNd1W9A/edit#
http://anestesiaclasa.org/wp-content/uploads/2020/04/Gui%CC%81as-de-Seguridad-Atencio%CC%81n-Paciente-COVID-19-CLASA.pdf
https://www.medigraphic.com/pdfs/rma/cma-2020/cma202g.pdf

Análisis Guía Bioética en situación de emergencia.

Análisis del documento:

“Guía Bioética para Asignación de Recursos Limitados de Medicina Crítica en Situación de Emergencia”

El mencionado es una guía publicada el 30 de abril del 2020 por el Consejo de Salubridad General. La relevancia inmediata de la misma consiste en preparar al personal de salud para tomar decisiones difíciles teniendo una base en donde sustentar esas decisiones.

De inicio hacen énfasis en que la decisión de asignación de recursos es algo dinámico, y las decisiones de deben ir tomando y revalorando con frecuencia.

Se debe contar con un Primer Responsable en la toma de decisiones del Triaje, que es una persona que trabaja en el hospital, no es el médico tratante. En las instituciones que la disponibilidad de personal lo permita habrá un Segundo Responsable y un Administrador.

Debe existir un mecanismo de apelación de las decisiones tomadas, que serán evaluadas por un Comité Revisor de Triaje (cuya decisión será definitiva).

Se propone que el mecanismo para la toma de decisiones se haga bajo el principio de “salvar la mayor cantidad de vidas posibles”, y para esto se sugiere calificar a los pacientes en tres rubros:

  1. Su situación presente (impacto actual de la infección)
  2. Su situación pasada (comorbilidades que impacten su pronóstico o probable beneficio al tratamiento)
  3. La expectativa de supervivencia al tratamiento, de acuerdo con características específicas de la enfermedad.

Se espera que tomando estas “calificaciones” el Primer Responsable pueda tomar decisiones basadas en el principio de preservar la mayor cantidad de vidas.

Exponen un ejemplo:

Asignando prioridad al paciente con menor puntuación.

***Se debe dar prioridad al personal de salud***

Independientemente del uso de esta guía se debe considerar que el hecho de no ofrecer servicios de medicina crítica a algún paciente, debido a que son limitados, no debe limitar el ofrecer servicios de otro tipo (hospitalización).

Es importante que el personal de salud que esté atendiendo casos de COVID-19 se familiarice con esta guía ya que ayudará a estandarizar la toma de decisiones en casos de recursos limitados. Y recordar que esta guía no es exclusiva para pacientes con COVID-19, se debe aplicar también a pacientes con otras patologías, cuando existan recursos de medicina crítica limitados.

De igual forma es fundamental que los hospitales y médicos cuenten con una póliza de responsabilidad civil profesional que los ampare en caso de incurrir en alguna falla al aplicar los principios de racionalización de recursos.

Dr. Bernardo Rea Ruanova**
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Maestro en Administracion de servicios de salud.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Protocolo diagnóstico en sospecha de COVID-19

Al día de hoy, que estamos cercanos a pasar a fase 3 de la pandemia de COVID-19 en México, todos los hospitales del Sistema Nacional de Salud, sea hospital público o privado, y en cualquiera de los tres niveles de atención debemos de contar con protocolos para atender a pacientes con sospecha de COVID-19.

Estos protocolos están ya definidos por la Secretaría de Salud, solo hay que ponerlos en acción y difundirlos dentro de nuestras instituciones para garantizar el cumplimiento.

Cada institución, de acuerdo a la capacidad instalada, recursos humanos y de su capacidad de resolución deberá de adaptar las recomendaciones emitidas por la Secretaría de Salud  y en caso necesario deberá de referir al paciente al siguiente nivel de atención.

Es fundamental que todas las instituciones de salud tengan observen el protocolo de atención de pacientes con enfermedad respiratoria y probable infección por SARS-CoV-2 para garantizar que los pacientes reciban una atención segura y de calidad. 

Dr. Bernardo Rea Ruanova**
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Maestro en Administracion de servicios de salud.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


5 causas de demandas médico-legales: Medscape

Una demanda médico legal es algo sumamente estresante y desearíamos que nunca estuviéramos involucrados en un caso así. Sin embargo las estadísticas estánRead more


Análisis de caso médico legal

Hace unos días nos tocó hacer el análisis de un caso médico legal, ocurrido en un hospital privado, en donde se evidenciaron muchos problemas, principalmente de comunicación y de adecuado llenado del expediente clínico. Por lo que quisimos compartir el caso (evidentemente sin dar datos sensibles) para análisis y que como prestadores de servicios de salud nos demos cuenta de cómo muchas veces le restamos importancia al expediente clínico, que es nuestro mejor aliado en casos de demandas o reclamaciones.

El caso consiste en un paciente de 83 años que ingresa programado para una resección radical ganglionar de axila derecha por adenopatías.

Como antecedentes de importancia el paciente padeció cáncer de colon tratado con quimioterapia y radioterapia, sin encontrar en el expediente mención de cuantas sesiones, y si se encontraba en remisión o seguía en tratamiento (pero asumimos que estaba en remisión al momento ya que el diagnóstico, aunque también hay duda de la fecha ya que en diferentes documentos marcan diferentes fechas, pero tenía al menos 10 años). Se encuentra que el paciente medía 1.51m y pesaba 33 kg, lo que da un índie de masa corporal de 14.5 (un evidente deterioro).

 Durante la cirugía se solicita estudio transoperatorio que reporta “adenocarcinoma poco diferenciado” por lo que se termina el procedimiento sin hacer la resección radical.

El paciente presenta hipertensión arterial desde su ingreso, pero durante su estancia en recuperación, a las 18hrs, llega a cifras de 220/110mmHg y reportan llamar por teléfono al anestesiólogo quien indica subir a habitación (tiene en las indicaciones post operatorias administrar Captopril por vía oral en caso de tensión arterial sistólica mayor a 160 mmHg (lo que la mantiene prácticamente desde su ingreso). Le administran el captopril a las 19hrs y suben a habitación por indicación telefónica de anestesiólogo.

Al ingreso a su habitación lo reportan somnoliento en todo momento (aunque algunas notas dicen que tiene Glasgow de 12, otra dice que, de 15, pero en las mismas dice que responde únicamente a estímulos dolorosos). La hoja de enfermería de hospitalización dice que se toma oximetría de pulso por solicitud de los familiares, y se encuentra en 91%.

Desde ese momento existe un vacío notable en las notas de evolución y por lo tanto de información del estado del apciente. Es hasta las 7 de la mañana del día siguiente en donde presenta cuadro de dificultad respiratoria y cae en paro, refieren que los familiares no autorizan maniobras de resucitación y el paciente fallece.

Adicional a lo mencionado, en el expediente se encuentra una nota de egreso para las 10 de la mañana del día del fallecimiento “por mejoría”, lo que evidencia que se dejó firmado desde un día antes.

El certificado de defunción como diagnóstico principal reporta insuficiencia respiratoria aguda de 24 horas de evolución (lo que representaría que el paciente ya contaba con esa insuficiencia a su ingreso).

Además de encontrar en el expediente fallas en cuanto la consistencia de algunos datos, firmas faltantes en consentimientos, y otras.

A pesar de que en el expediente se hace notar que el paciente se encuentra en malas condiciones, en ningún momento se asienta que el personal médico está enterado de esta condición o haciendo algo al respecto, que se le informe al médico tratante, o que se involucra a médicos de la unidad de terapia intensiva para valorar al paciente.

En la queja emitida por los familiares dicen que el paciente fue entregado en muy malas condiciones desde que subió de quirófano, y en el expediente no hay evidencia para decir otra cosa.

Es sumamente importante enfatizar en la importancia del expediente, si lo simplificamos podríamos fácilmente decir que “lo que no se registra no pasó”.

Dr. Bernardo Rea Ruanova

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Sumar al personal a los programas de entrenamiento

Como sumar al personal a tus programas de entrenamiento.

La educación y la preparación de los profesionales de la salud (como en todos los ámbitos) es fundamental para poder tener al personal más capacitado y que puedan ofrecer servicios de mejor calidad.

Les presentamos 7 estrategias para involucrar a tu personal en tus programas de entrenamiento o educación, para que los pacientes y la institución reciban la mejora que planteas.

  1. Involucra al personal de enfermería en el proceso de selección de entrenamiento:

Está comprobado que nos involucramos más en un plan que consideramos nuestro, o sea, un plan en el que participemos desde su concepción, a lo que nos podemos involucrar en un plan que nos dictan.

  • Guía con el ejemplo:

Si quieres que el personal tome un curso, o haga un entrenamiento hay que procurar poner el ejemplo, tomarlo nosotros mismos. El poder ofrecer tu testimonio, y el que sirva como ejemplo para tu personal favorece a que se note tu entusiasmo.

  • Explica la relevancia del programa:

Si tu personal entiende la motivación para ese entrenamiento, o la importancia de este, hace más fácil que se involucren. Puedes hacer una reunión, o mandar un correo en donde se explique para quien se diseñó el programa, que beneficios va a traer tanto a la institución como al personal, la agenda propuesta, etc.

  • Explica detalladamente los beneficios a obtener:

El explicar a detalle los contenidos a estudiar nos brinda la oportunidad de que diferentes personas se relacionen con los objetivos del curso. 

  • Incorpora un entrenamiento similar a los cursos de inducción:

Cuando contraten nuevo personal hay que procurar que reciban algo del entrenamiento para buscar que se encuentren en un nivel similar al de tus colaboradores.

  • Favorece la participación incluyendo cursos o certificaciones para tu personal:

Muchas veces el personal contratado quiere seguir preparándose, y certificándose. Puedes ofrecer al personal cubrir los exámenes como parte de sus prestaciones si es que completan alguna certificación que mejorará su desempeño. Así como ofrecer aumentos de sueldos según sus certificaciones.

  • Desarrolla una estrategia proactiva para completar entrenamientos:

Si propones un periodo de tiempo para el término de algún entrenamiento debes estar preparado para ofrecer soluciones para que los colaboradores los completen en ese tiempo. Por ejemplo; si es un entrenamiento en línea: ofrecer espacio con computadoras para poder terminarlo; otra opción sería ofrecer tiempo de su horario laboral para completar el entrenamiento.

Estas son algunas opciones que podemos ofrecer a nuestros colaboradores para seguirse preparando, lo que se reflejará en mejor atención para nuestros pacientes.

ESTO SE PUEDE RELACIONAR CON LOS POSTS: 4 consejos para crear procesos confiables, Establecer metas para mejoras, Sistema diseñados por pacientes ----este en particular por la importancia de incluir a pacientes, o a colaboradores en este caso, para las mejoras---, Evitemos rutinas innecesarias.

Dr. Bernardo Rea Ruanova

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Instrucciones al egreso del paciente.

Estamos acostumbrados a pensar en temas de seguridad del paciente durante su estancia, y de forma más importante al momento de realizar algún procedimiento invasivo. Y es correcta esta concepción, sin embargo, en muchas ocasiones, al ingresar al paciente (desde que pensamos y sabemos que se va a ir) relajamos nuestra actitud de cuidado y preocupación por su seguridad. Pero debemos considerar que el seguimiento a la atención y al manejo establecido en muchas ocasiones es igual o hasta más importante que el manejo que se le da al paciente de forma intrahospitalaria.

Por lo que el momento de dar instrucciones a los pacientes a su egreso hospitalario, se considera como un punto clave, y de alto riesgo para la seguridad de una transición adecuada. La herramienta más conveniente de un médico para promover la salud del paciente es una correcta comunicación para transmitir las indicaciones al egreso del paciente.

Un estudio realizado por Forster y cols documentó que de 400 egresos consecutivos 76 de ellos presentaron eventos adversos (19%). Otro estudio por Jenks y cols documenta que el 19.6% de los pacientes egresados requieren reingreso hospitalario en los primero 30 días y un 34% adicional lo requieren en los primeros 90 días de su egreso.

Hay estudios que hablan también sobre la falta de seguimiento, sobre la omisión al recabar resultados de estudios (laboratorios, imágenes, etc) para el seguimiento, y como muchos pacientes, no acuden a sus citas de seguimiento, perdiendo la información de ese paciente.

Algunas sugerencias para mejorar el apego a las indicaciones y el seguimiento son:

  • Al momento de dar las indicaciones del egreso el paciente se encuentre acompañado de algún familiar.
  • Los pacientes deben entender la razón de su hospitalización, así como lo que sucedió durante la misma.
  • Los pacientes deben tener un claro entendimiento de su diagnóstico, y cuáles son las indicaciones para seguir de forma ambulatoria.
  • Deben recibir una explicación de los potenciales datos de alarma.
  • Deben recibir un número de contacto para poder llamar en caso de emergencia.
  • Deben de saber el nombre del médico que le dará seguimiento a su caso (con nombre, teléfono, dirección). ***esto es más en caso de referencia entre servicios o entre hospitales***
  • Hay que procurar que los pacientes nos digan en sus palabras lo que les estamos explicando.
  • Procurar entregar las indicaciones por escrito.

Con estos consejos podemos ayudar a que los pacientes tengan una evolución más favorable en el seguimiento de nuestros pacientes al momento de egresarlos del hospital. El asegurar que entiendan las indicaciones, que sientan la confianza de preguntar en caso de dudas, y de tener la facilidad de contactar al médico en caso de emergencia favorece a una buena relación médico-paciente, así como un mejor apego al tratamiento.

Dr. Fernando Pérez Galaz **

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Cirujano especialista en cirugía bariátrica y cirugía gastrointestinal en Hospital Angeles Lomas, México

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Gestión de riesgos clínicos

Se sabe que la atención sanitaria es por definición una industria “insegura” en donde existe propensión a cometer muchos errores, y lo peor es que son errores que impactan directamente en la salud, bienestar y hasta la vida de las personas. Por lo que por muchos años (considerando que el foco de atención hacia la seguridad del paciente se prendió en 1999 con el “To Err is Human”) la ciencia de la seguridad del paciente, que ha evolucionado en este tiempo, ha buscado como disminuir los riesgos y prevenir eventos adversos.

A pesar de esfuerzos por mejorar la calidad de los servicios de salud, y de disminuir los riesgos, se considera que la incidencia de eventos sigue oscilando alrededor del 10%, considerando entre 40 y 60% de estos eventos como prevenibles. Estos números si se analizan son muy similares a los presentados en los primeros trabajos de seguridad del paciente. Sin embargo, considero que la falta de modificación de estos no habla de un fracaso en la aplicación de protocolos de seguridad, sino me parece que tiene que ver con que antes no se reportaba nada.

Una parte de esa evolución de la seguridad del paciente es la gestión de riesgos, la cual consiste en cambiar el abordaje y la atención a la seguridad del paciente, quitándola de la responsabilidad exclusiva del médico, e implementando una visión de sistemas. Lo que nos llevará a diseñar sistemas de salud más seguros, en donde todos compartamos la responsabilidad de la seguridad, y me refiero desde el paciente y sus familiares, pasando por personal de limpieza, personal administrativo, gerencia y dirección de los hospitales, médicos, enfermeras, personal de nutrición, absolutamente todos. 

Tres pasos para simplificar esto, que nos ayudarían a comenzar son: 1) identificar riesgos. 2) controlarlos (analizando los casos que se presenten) y 3) evitar que se presenten problemas (aplicando planes de mejora y evaluándolos de forma continua). En este espacio hemos hablado de diferentes estrategias para mejorar. (Listas de verificación en marzo 2019, evitar rutinas innecesarias en abril 2019, involucra a los pacientes en mayo 2019, tres preguntas y seguridad del paciente en julio 2019, estrategias para involucrar a los pacientes en agosto 2019 entre otros)

La gestión de riesgos no es nueva, se ha usado en la industria y en el mercado financiero por mucho tiempo, previniendo pérdidas. Y en salud se ha usado para tener una planeación estratégica más efectiva al conocer a detalle nuestros procesos, mejor capacidad para afrontar contingencias ya que la institución está preparada para ellas, mejore resultados de eficacia, eficiencia y efectividad, así como una mayor transparencia en la toma de decisiones y en los procesos de gestión, ya que manejando una adecuada gestión de riesgos se toma en cuenta a toda la institución por lo que las decisiones suelen ser compartidas. 

La gestión de riesgos es una práctica en la que todos ganan: los pacientes ganan en salud y en recibir mejor calidad en su atención, el personal de salud gana en ofrecer mejores resultados a sus pacientes y con mayor satisfacción de los mismos, las organizaciones ganan por prevención de reclamaciones médico-legales y los gastos financieros y en prestigio que se generen, los sistemas de salud ganan en mejorar la salud de su población, reflejado en mejora de sus indicadores.

Dr. Fernando Pérez Galaz **

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Cirujano especialista en cirugía bariátrica y cirugía gastrointestinal en Hospital Angeles Loma, México

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.


Indicadores de calidad en colonoscopía

Indicadores de calidad en colonoscopía

En varias ocasiones hemos comentado la necesidad de documentar los procesos, y las propuestas de mejora, con la intención de poder mejorar, ya que lo que no se mide no se puede mejorar.

En esta ocasión hablaremos sobre unos indicadores de calidad que se han propuesto específicamente para colonoscopías, es importante conocer del tema, aunque no seamos endoscopistas, ya que en ocasiones tenemos pacientes a quienes les solicitamos el estudio por alguna razón, y estos indicadores hablan desde las indicaciones del estudio y la frecuencia para solicitarlos.

Estos indicadores, como todos, nos dan un número específico del cual se espera el cumplimiento para considerar que estamos dentro del porcentaje adecuado, los dividen en 3 grupos principales: pre-procedimiento, trans-procedimiento y post-procedimiento, y los observamos en la siguiente tabla:

Pre-procedimiento
Indicador Meta
Frecuencia para realizar colonoscopía por una indicación apropiada, y esa indicación está documentada >80%
Frecuencia con la cual se encuentra el consentimiento informado debidamente requisitado y firmado >98%
Frecuencia con las que la indicación de estudio sigue los intervalos de vigilancia recomendados en pacientes con adecuada preparación (indicador prioritario) >90%
Frecuencia con la cual se recomiendan los intervalos adecuados en enfermedad de Crohn y CUCI >90%
Intra-Procedimiento
Indicador Meta
Frecuencia en que se documenta la calidad de la preparación intestinal >98%
Frecuencia en la que la preparación intestinal permite el uso de los intervalos de detección recomendados >85% en pacientes ambulatorios
Frecuencia con la que se observa la válvula ileocecal y el íleon terminal, y se documentan con fotografías en todos los procedimientos (indicador prioritario) >90% (en todos)>95% (en los de revisión)
Detección de adenoma >30% en hombres>20% en mujeres
Frecuencia de medición de tiempo de salida, y duración de ese tiempo Medición: >98% Duración: > 6 min
Frecuencia en toma de biopsias cuando se indica el procedimiento por diarrea crónica >98%
Frecuencia en toma de biopsias cuando el procedimiento se realiza por vigilancia en CUCI o Enfermedad de Crohn >98%
Frecuencia de intento de retiro de pólipos menores a 2cm, antes de referirlos a procedimiento quirúrgico >98%
Post-Procedimiento
Indicador Meta
Incidencia de perforación o sangrado post procedimiento Perforación: <1:500 en todos<1:1000 en vigilanciaSangrado: <1%
Frecuencia de manejo de sangrado post polipectomía sin cirugía >90%
Frecuencia para indicar correctamente el intervalo para repetir el procedimiento, después de obtener resultados de histopatología >90%

Es de suma importancia seguir recomendaciones hechas por grupos colegiados de expertos en temas de calidad y seguridad del paciente, ya que, si contamos con adecuados protocolos de seguridad, y se da el cumplimiento de los estándares de calidad, estamos brindando la mejor atención a nuestros pacientes.

Estos indicadores se pueden aplicar y adaptar a cualquier parte de la práctica profesional, aplicado en otros lugares como el quirófano podemos hablar sobre el cumplimiento o no de la aplicación del tiempo fuera en cirugía, del cual hemos hablado en otra publicación (((LINK A LA PUBLICACIÓN))).

Dr. Fernando Pérez Galaz **

Administrador de riesgos clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

** Cirujano especialista en cirugía bariátrica y cirugía gastrointestinal en Hospital Angeles Loma, México

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.