Aprendizajes de la pandemia COVID-19

Este año sin duda ha sido algo que podría haber sido extraído de un guión de cine. Imposible que pensáramos que viviríamos un confinamiento prolongado, en un mundo de inmediatez, en un mundo tan conectado y comunicado. 

Pero así fue, y así terminará el año al menos en la Ciudad de México, con semáforo epidemiológico en rojo, con mensajes de “no salgas”, con mensajes de “no se reúnan”, con cierre de actividades “no esenciales”.

Además de muchas dificultades, esta pandemia nos ha traído mucho aprendizaje como profesionales de la salud, no me voy a meter en “aprendizaje a tratar una enfermedad desconocida”, me gustaría enfocarme más en aprendizaje sobre lo que hacemos bien, lo que hacemos mal y lo que tuvimos que aprender a hacer.

  1. Aprendimos que la telemedicina no es “del futuro”, o algo que solo aplique para comunidades remotas. Tuvimos que adaptarnos y ofrecer servicios a distancia cuando fue posible. Aún con las limitaciones que tiene, y nos encontramos que no es tan malo como lo pensábamos.
  2. Las enfermedades siguen a pesar de la COVID. Seguramente al inicio de la pandemia, el personal de salud que atiende otros padecimientos paró actividades. Y durante el pasar de los meses, fuimos aprendiendo que no podemos parar. Debemos adaptarnos nosotros y adaptar a nuestros pacientes.
  3. Vivimos personalmente la importancia de la reducción de riesgo de infecciones asociadas a la atención a la salud (Acción Esencial para la Seguridad del Paciente #5). Con el reforzamiento de lavado de manos, con el uso de equipo de protección personal.
  4. Vivimos la importancia de la atención por competencias: al ver a personal de especialidades médicas que no tienen nada que ver, atender a pacientes graves por la falta de personal. En muchos casos con éxito, pero en muchos otros no tanto.
  5. Trabajo en equipo: gran parte del éxito del tratamiento, y del mantenimiento del personal de salud en condiciones seguras, viene del trabajo en equipo. Como en la ayuda para poner y quitar el equipo de protección personal.
  6. La salud mental es más importante de lo que ha sido tomada en cuenta hasta ahora. Debemos de trabajar en reducir el estigma sobre la preocupación y la atención de la misma.
  7. Y los que seguirán. La situación, a pesar de que se ha anunciado con gran alharaca que ya viene la vacuna, es cada vez más crítica. Los hospitales (insisto, al menos en la Ciudad de México) están llenos, la información del gobierno de la CDMX indica que están a más del 80% de capacidad.

¡Ánimo, colegas! Se ha dado una muy buena lucha, no desistamos.

¿Qué otros aprendizajes destacarían de la crisis sanitaria que enfrentamos? Compartan sus aprendizajes con nosotros en los comentarios.

Dr. Bernardo Rea Ruanova *
Administrador de Riesgos Clínicos
Grupo Mexicano de Seguros

  • Maestro en administración de hospitales

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.

Deja un comentario

error: Contenido Protegido
//]]>